​Les Glòries no quiere ser una Sagrera II

|


ObrasGlries


Las obras de Les Glòries representan una herida abierta en la ciudad de Barcelona. Junto con la Sagrera se trata de una gran brecha que no termina de alcanzar una solución óptima para los vecinos. El anuncio del Ajuntament de Barcelona este lunes sobre la rescisión del contrato con la actual constructora supondrá un nuevo retraso que afecta sobre todo a los residentes. Ellos son los grandes perjudicados de un proyecto que no se ha hecho correctamente y ellos son los que pagan las consecuencias.


Hoy los vecinos de los barrios afectados, Fort Pienc, Poblenou, Clot-Camp de l’Arpa y Sagrada Familia, han querido alzar la voz sobre la decisión del Ajuntament. A través de un comunicado conjunto las asociaciones vecinales expresan su malestar ante una situación que de ninguna de las maneras quieren que se convierta en una Sagrera 2.


Los problemas técnicos y jurídicos determinados por una auditoría y un informe sobre la situación en las obras de Les Glòries destaparon una contratiempo enorme. Los sobrecostes y los retrasos hicieron pensar al Govern municipal en la necesidad de un cambio que también reclamaban los vecinos.


El jueves pasado el Ejecutivo presentaba dos opciones: bien modificar la obra y aplicar al contratista las penalizaciones correspondientes o bien romper el contrato y licitar un nuevo proyecto. La decisión final adoptada por BIMSA, a petición del Consistorio, sería rescindir el contrato. Esta nueva licitación supone retrasar las obras entre 8 y 12 meses más. Las asociaciones de vecinos lamentan que el Govern haya optado por la vía “más restrictiva” y que no haya contado con el consenso de todos los grupos municipales como “habitualmente” se había hecho en relación a las actuaciones en las obras de Les Glòries.


En el escrito piden al Ajuntament que actúe con la mayor prontitud, rigor técnico y jurídico posible en la licitación de la obra de los túneles garantizando la seguridad del proyecto. Solicitan también que no se paren las actuaciones previstas en el "Compromís per Glòries" como el inicio de la construcción del parque Canòpia, la edificación de viviendas públicas y los equipamientos del barrio, o la conexión del tranvía por la Diagonal.


Los vecinos subrayan que se deben completar los informes técnicos y jurídicos para establecer las responsabilidades y exigir las compensaciones correspondientes a los distintos actores que han intervenido en la ejecución de las obras (UTE, BIMSA, ADIF y los redactores del proyecto). En el comunicado reiteran además su preocupación sobre la situación “bajo sospecha” de esta construcción que está relacionada con casos judiciales de presuntos “cobros de comisiones por parte de algún miembro del anterior gobierno municipal de CIU”. En este sentido exigen una pronta solución por parte de la administración de Justicia con el fin de esclarecer el asunto.


Los vecinos lo que quieren es vivir tranquilos. Estar en un entorno agradable y seguro donde se cubran las necesidades del barrio. De momento las malas actuaciones de la constructora y un proyecto demasiado optimista les obligan a esperar.


   ​Nuevo retraso en las obras de Glòries tras cancelar el contrato con las constructoras