​Pablo Casado hace 'un Rajoy'

|


Casado y Rajoy (Vu00eddeo RTVE)

Pablo Casado y Mariano Rajoy. Fuente: Vídeo RTVE



Al Partido Popular históricamente le ha ido bien cuando ha girado su mirada al centro y se ha alejado del espectro más derechista del electorado. Sucedió en su día con José María Aznar, que incluso tuvo que declararse heredero de Manuel Azaña para librarse de las ataduras franquistas del fundador de su partido, Manuel Fraga.


Con los años, y una mayoría absoluta por medio, Aznar volvió a los caminos del extremismo y el duro enfrentamiento en lo ideológico. Ni una buena gestión económica pudo permitir que su sucesor, Mariano Rajoy, pudiera seguir con su partido en la Moncloa.


Rajoy en su día ya tuvo que lidiar con Acebes, Zaplana y otros personajes que generaban más desafectos que apoyos. Y llegado el 2008, y una nueva derrota electoral, no tuvo otro remedio que depurar al PP y colocar a gestores donde antes estaban los voceros más irreductibles para llegar al poder.


Pablo Casado inició su senda, al contrario que sus antecesores, con competencia en la derecha desde dos alas. Así optó por intentar fagocitar a Vox con un mensaje similar pero casi acaba hundido por el centroderecha que quiso representar Ciudadanos.


Con los naranjas ya casi irrelevantes solo le queda delante el grupo capitaneado por Santi Abascal. Sabe bien Casado que está ante una antigua escisión de un espectro que durante décadas perteneció a su formación.


Ante el giro derechista de los verdes, con unas últimas actuaciones y declaraciones demasiado arriesgadas, Casado ha optado por tomar nuevamente el mismo camino que el expresidente gallego tomó hace 12 años: el viraje al centro. El actual líder del PP confía su suerte nuevamente a gestores en vez de a ideólogos de dudoso provecho. El cese de Cayetana Álvarez de Toledo es buena prueba de ello.


El tema aquí es si ahora este recurso funcionará como lo hizo en su día. Hay que tener en cuenta que entonces existía un bipartidismo imperfecto donde, además, quien se veía perjudicado por la existencia de IU era el PSOE en el ala izquierda. El tiempo dirá si 'hacer un Rajoy' le sirve de algo al líder de los populares. 


   ​¿Unidas Podemos es el eslabón débil del Gobierno?