Capella planta cara a JxCat por sus críticas por los presos del 1-O: “Menos luchas cainitas”

|


Ester Capella (Justu00edcia)


Ester Capella. Fuente: Conselleria de Justicia


La consellera de Justicia de la Generalitat, Ester Capella, se ha hartado de las críticas de sus socios en el Govern por el confinamiento de los presos del 1-O en la cárcel y por no concederles el tercer grado. La política de ERC ha plantado cara a JxCat por presionarla para que tome una decisión que no le compete: “Menos luchas cainitas”.


Durante su intervención telemática ante la Comisión de Justicia del Parlament, la republicana ha recordado a los junteros que la decisión de permitirles seguir el confinamiento en casa es cosa de las juntas de tratamiento de las cárceles catalanas en las que están los dirigentes del Procés y les ha avisado de que "ninguna convicción personal", ni suya ni siquiera de Quim Torra, “puede cambiar la sentencia del Tribunal Supremo”: “¿Si estuviera en mis manos, alguien piensa que no les habría sacado?”.



Capella ha reclamado a JxCat no equivocarse de enemigo y ha indicado que los soberanistas 

catalanes tendrían que reconocerse “todos como aliados”. “Menos luchas cainitas, más trabajo colaborativa, más generosidad y más trabajo en equipo”, ha espetado. Asimismo ha acusado a los que han hecho “ruido” y han buscado “confundir” con estas cuestiones de “intentar sacar rédito político” donde no se debe y “minar la unidad del 80%” que está contra la “sentencia injusta” del TS y el encarcelamiento de la cúpula del 1-O.


La titular de Justicia de la Generalitat lleva semanas en la picota de los junteros por la situación de los presos del Procés, tal y como se puede extraer de los comentarios en redes sociales de políticos del partido de Puigdemont de la talla de Jordi Sànchez y Míriam Nogueras. El primero acusó a la republicana de no actuar por “miedo al qué dirán”, mientras que la segunda soltó: “¿Cuándo liberamos a nuestro Govern legítimo encarcelado, consellera Ester Capella?”.




   ​Nuevo enfrentamiento entre JxCat y ERC por las donaciones del Parlament