La Generalitat anula el concurso de mejora del alumbrado público de Manresa para evitar favoritismos

El Tribunal Català de Contractes del Sector Públic obliga al Ajuntament a convocar una nueva licitación
|


Felip Gonzu00e1lez

Imagen de archivo de Felip González, líder del PSC de Manresa, y Miquel Iceta, primer secretario del PSC. Fuente: Europa Press


El PSC de Manresa ha desvelado que la Generalitat, a través del Tribunal Català de Contractes del Sector Públic, ha anulado el concurso de mejora del alumbrado público del municipio y ha obligado al Govern local a aprobar un nuevo pliego que descarte posibles favoritismos.


Se trata de un concurso que el Ajuntament de Manresa, gobernado por CDC y ERC, convocó en julio de 2017 para adjudicar un nuevo contrato valorado en 5’5 millones de euros y dedicado al mantenimiento del alumbrado público y semáforos, así como a las obras de mejora en diversos sectores e instalaciones de la localidad barcelonesa.


El Tribunal Català de Contractes ha emitido una resolución, con fecha del 21 de marzo, en la que estima todas las alegaciones presentadas por la empresa denunciante Electricitat Boquet SL (Mataró) y acuerda “anular” los pliegos “habiéndose de convocar una nueva licitación”.


Este organismo jurídico dependiente de la Generalitat falla sobre diversos aspectos del Pliego de Cláusulas poniendo en duda, en primer lugar, la distribución del contrato en tres grandes lotes, ya que considera que se trata de una decisión que no está suficientemente justificada por parte del Ajuntament de Manresa.


No obstante para el PSC lo más grave tiene que ver con la anulación de la cláusula que impedía rebajar más de un 10% el precio de licitación. En este sentido el Tribunal ha decidido anularla ya que entiende que delimitar tanto esta rebaja a una cantidad concreta podía suponer que todas las empresas optaran directamente por proponer la rebaja máxima, quedando así esta parte de la puntuación sin incidencia real en la elección de la empresa ganadora.


El Grupo Municipal socialista valora que de esta forma la resolución apoya la teoría de que, si todas las empresas hacen la misma rebaja económica, pasaría entonces a adquirir una relevancia excesiva la parte del concurso en la que se hace una valoración subjetiva del plan de ejecución de algunas obras.


En este punto el fallo recoge que una cosa es que haya algunos parámetros de valoración subjetiva, legales en cualquier concurso, y otra es “confundir o identificar los criterios de valoración dependientes de un juicio de valor con criterios carentes de parámetros excesivamente amplios que otorguen a quien haga el análisis la libertad ilimitada de valoración y decisión sobre las propuestas licitadoras”.


Felip González, líder del PSC de Manresa, ha destacado que la resolución obliga al Ajuntament a un redactado "mucho más contundentemente para que no exista ningún riesgo de ‘favoritismo y arbitrariedad’ como el que había denunciado la empresa”. Asimismo ha lamentado que las obras volverán a retrasarse: “Si le añadimos a estos seis meses de interrupción del proceso, todo el tiempo que será necesario para redactar y aprobar un nuevo pliego y para abrir un nuevo concurso, parece que las mejoras anunciadas para este 2018 se retrasarán y tardarán meses en ser una realidad”. 


   ​Manresa se queda sin su primera teniente alcalde, Mireia Estefanell
   ​El Ajuntament de Barcelona mantiene su deuda en 835’5 millones de euros
   ​Arrancan la próxima semana las obras de Glòries