El juez Llarena rechaza de nuevo sacar de la cárcel a Joaquim Forn

|


Joaquim Forn

Joaquim Forn, exconseller de Interior. Fuente: Europa Press


A Joaquim Forn, exconseller de Interior, no le ha servido haber renunciado a su acta de diputado en el Parlament de Catalunya, ni tampoco su declaración ante el juez Llarena en la que dijo que acataba la Constitución y el 155, reconoció que el referéndum había sido ilegal y se desmarcó de la vía unilateral.


El magistrado que instruye la causa contra el proceso independentista no se lo cree y ha decidido, de nuevo, dejarlo en el centro penitenciario de Estremera. Pablo Llarena ha acordado este viernes mantener en la cárcel al exconseller catalán, en prisión desde hace tres meses, y ya es la segunda vez que ‘el juez del Procés’ rechaza dejarle libre.


El instructor ha descartado en un auto su petición de libertad presentada el 12 de enero por el demócrata, un día después de su comparecencia ante el Alto Tribunal, al no dar credibilidad a su declaración. El magistrado considera que sigue existiendo riesgo de reiteración delictiva al entender que su papel fue clave para la inacción de los Mossos y que todavía existe por parte de los partidos independentistas el objetivo de la alcanzar la independencia.


Su papel clave para la "inhibición" de los Mossos y las actuaciones de Puigdemont


Llarena rechaza su excarcelación al entender que, desde su posición de conseller de Interior, “aportó a la consecución de la segregación territorial” al supervisar el dispositivo policial del referéndum que el magistrado cuestiona por su “transgresión”, ya que se ideó teniendo en cuenta el “eventual abandono de la obligación policial de garantizar el orden constitucional y legal”.


El juez del Tribunal Supremo entiende que la participación del demócrata fue clave para la “inhibición” de los Mossos durante el 1-O, “logrando que la inactividad policial supusiera perder el último recurso” que tiene el Estado para la aplicación forzosa del orden jurídico. Y añade que la actuación de Forn estuvo siempre “orientada a aparentar una voluntad de cumplimiento”, pero “poniendo en marcha un plan que impedía su observancia”.


El magistrado valora en su auto que el objetivo era “forzar al Estado a aceptar la independencia” y recuerda que en la Junta de Seguridad del 28 de octubre el propio Forn “adelantó la imposibilidad de cumplir el mandato judicial” por el deseo de la Generalitat de “evitar un conflicto de masas”.


Por otra parte revela que existe riesgo de reiteración delictiva haciendo referencia a la situación actual y a Carles Puigdemont. En este punto hace alusión al líder de JxCat para destacar que Joaquim Forn y él tienen la misma ideología que resume un objetivo final de alcanzar la independencia y que esta “ideología” coexiste con un contexto político actual en el que no hay certeza de que haya desaparecido la intención de lograrla.



“Esta última actitud es la que sostiene quien otorgó en su día la confianza al señor Forn para que fuera Consejero de Interior, y que encabezó la lista electoral en la que el investigado decidió integrarse hace escasas semanas”, destaca al tiempo que mantiene que es “sintomático” que su nombramiento se produjese tras una crisis de gobierno propiciada por el rechazo de algunos exmiembros del Govern de seguir con la estrategia unilateral, tal y como explicaron los consellers cesados en julio del 2017 en sus comparecencias como testigos.


La comparecencia de Pérez de los Cobos


Al exconseller del PDeCAT, que renunció el pasado 23 de enero a su acta de diputado en el Parlament por su situación personal y por “unos compromisos” que adquirió con el Supremo que podrían “representar una contradicción”, no le ha funcionado, a la vista de la decisión del juez, su estrategia judicial.


Su línea de defensa se ha visto perjudicada por las comparecencias de varios testigos ante Llarena. Esta semana los exconsellers que renunciaron o fueron cesados por el Govern de Puigdemont el pasado 4 de julio declaraban ante el magistrado, entre ellos, su predecesor en el cargo, Jordi Jané. Todos ellos defendían la vía pactada y dejaban fuera la unilateralidad.


Además también prestaban declaración el exdirector de los Mossos d’Esquadra (cuerpo dependiente de la conselleria de Interior), Albert Batlle, y el responsable de la coordinación del operativo policial para evitar la celebración del 1-O, el coronel de la Guardia Civil, Pérez de los Cobos. 


Según fuentes presentes en el interrogatorio el primero dijo que renunció al cargo tras una reunión de “dos minutos” con Forn y señaló que era evidente que con su llegada comenzaba una “nueva fase política”. El segundo aseguró que existía un “concierto” entre los Mossos, el Govern y las organizaciones de la sociedad civil para facilitar la votación del 1 de octubre.


   Los nuevos investigados por el Procés ya tienen fecha para su cita con el Supremo
   Pérez de los Cobos acusa a los Mossos de facilitar la votación del 1-O
   Jové, número dos de Junqueras, propuso que las urnas se guardaran en locales de la ANC