Maragall arranca la nueva legislatura reivindicando el 1-O y acusando al Estado de "humillar" a Catalunya

|


Maragall

Ernest Maragall, presidente de la Mesa de Edad. Fuente: Europa Press


Arranca el pleno de constitución del Parlament. La primera fila del hemiciclo vacía ya que es la que ocupan los miembros del Govern (cesados por el 155) y lazos amarillos en las sillas de los diputados presos y de los que están en Bélgica.


Se sienta la Mesa de Edad formada íntegramente por ERC. La preside Ernest Maragall, el parlamentario más mayor con 75 años. Le acompañan los más jóvenes: Rut Ribas (27) y Gerard Gómez del Moral (28).


Durante su discurso el presidente de la Mesa reivindica el referéndum del 1 de octubre y acusa al Gobierno central de “humillar y castigar” a Catalunya. Aplauden los independentistas. Murmullos y protestas en el bando constitucionalista, también llamado el bloque del 155 o el frente unionista, que solo celebra con aplausos el anuncio del presidente de que su intervención va a llegar a su fin.


Maragall da por iniciado el pleno de constitución del Parlament. Primero da los buenos días a los asistentes para después lamentar la ausencia de los diputados electos que están en la cárcel o “en el exilio”. “Es la primera vez que el pleno se abre con el banco del Govern vacío”, según la tradición tumbada en esta ocasión por la situación excepcional que viven los exmiembros de la Generalitat (unos en la cárcel y otros ‘fugados' en Bruselas). Ante esto dice sentirse indignado pero a la vez convencido del proyecto independentista: “Catalunya no se rinde ni se resigna y quiere seguir siendo para construir el país nuevo, libre y digno que queremos ser”.


El republicano continúa con lo que Inés Arrimadas ha calificado como “un mitin de ERC” en una cuestión de orden. El político menciona que estas elecciones del 21 de diciembre han sido “impuestas” y nunca deberían haberse producido. Sin embargo valora que han servido para reeditar la mayoría independentista y reivindicar las instituciones catalanes intervenidas por el Gobierno central.


Maragall carga contra el Ejecutivo de Mariano Rajoy. “El Estado español no sabe ganar, sabe derrotar. No sabe compartir, sabe imponer, humillar y castigar”. Y añade a su acusación que el Gobierno de España “no parece ni quiere saber nada de reconciliación ni de soberanías compartidas”.

“Seguiremos, hemos aprendido”


El parlamentario más mayor de la Cámara menciona la aprobación del Estatut en 2005 (cuando su hermano Pasqual Maragall era el presidente de la Generalitat) y declara que aquella hazaña “representaba una mano tendida al Estado, buscando un acuerdo basado en el respeto mutuo”. “¡Qué ingenuidad!” y agrega al lamento “sustituir los acuerdos y el mercadeo” por un “entendimiento de fondo que diera satisfacción a Catalunya”.


El político recuerda que este Estatut fue rechazado y que se abrió ahí un periodo de reivindicación que culminó con el  1-O, día en el que, según él, “la ciudadanía se hizo maestra de su destino” y votó mayoritariamente a favor de la independencia de Catalunya. 


Tras la jornada del referéndum, subraya, se arrancó entonces una etapa de lucha y aprendizaje: “Nosotros seguiremos, hemos aprendido, conocemos bien nuestras fuerzas y medimos mejor las del Estado, ya sabemos lo que podemos esperar de Europa y lo que no, pero somos Europa y seremos parte activa de su regeneración”.


Ernest Maragall termina su discurso instando a los diputados a pensar en todos los catalanes, en los 7’5 millones de ciudadanos de Catalunya que conforman una sociedad diversa y asegura que el “Parlament deberá respetar al máximo” esa sociedad sin abandonar la vía democrática para construir la República catalana. Arranca la XII legislatura


   La Mesa de Edad dice SÍ al voto delegado de los diputados encarcelados
   Junqueras, Forn y Sànchez piden el voto delegado
   ERC y JxCat pactan la candidatura de Puigdemont a la Presidencia de la Generalitat