Felipe González no es partidario de la prisión preventiva y no ve delito de rebelión en el Procés

|


Felipe Gonzu00e1lez

Felipe González, expresidente del Gobierno español. Fuente: Europa Press


El expresidente socialista del Gobierno central, Felipe González, ha reconocido este martes que tiene “dificultad” para ver la comisión de un delito  de rebelión por parte de los políticos independentistas que pusieron en marcha el Procés y ha dicho que se sentiría más cómodo si los dirigentes encarcelados estuvieran en libertad.


En una entrevista a la Cadena SER, el exlíder del PSOE ha declarado que cree que se dan “prácticamente totas las condiciones” para considerar que existen delitos de sedición y malversación de caudales públicos. No obstante no ha opinado lo mismo sobre el de rebelión ya que ha valorado que este último es “un delito difícilmente probable”.


En cuanto a la privación de libertad decretada primero por la Audiencia Nacional y ratificada luego por el Tribunal Supremo para Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Joaquim Forn y Oriol Junqueras, el exdirigente socialista ha señalado que, en general, la prisión preventiva es una medida que no le gusta.


González ha admitido que él estaría más cómodo si fueran liberados. Sin embargo el expresidente del Gobierno ha reconocido que “se lo están poniendo difícil” al juez Llarena para poner en libertad a los presos del Procés. En este sentido ha hecho referencia a la insistencia del entorno de Puigdemont en llevar adelante una investidura a distancia que “conduce inmediatamente a que la instrucción que hay en el Supremo en contra de sus propios compañeros de ideología se enturbie aún más”, ya que pone de manifiesto un propósito de “no respetar la legalidad estatutaria”.


González habría aplicado el 155 ya con la consulta del 9N


El exlíder del PSOE también ha hablado del artículo 155 de la Constitución y de las conversaciones entre el Gobierno central y el catalán.


González ha confesado que en 2012 advirtió a Mariano Rajoy, con el que no se habla desde hace más o menos tres años y medio, de que se debía tomar la “iniciativa política” en Catalunya (año en el que se desarrollaron una serie de contactos entre Barcelona y Madrid) y ha dicho que debería haberse evitado llegar a la “dimensión penal” del conflicto.



En relación a la aplicación del 155 en la comunidad autónoma ha subrayado que él habría sido partidario de activarlo ya para parar la consulta independentista celebrada en Catalunya del 9 de noviembre de 2014. Además ha añadido que habría aplicado este artículo en una versión “más restrictiva” que la vigente y ha valorado que en aquel entonces quizás hubiera bastado con suspender de sus funciones al que era presidente de la Generalitat, Artur Mas.





   El Gobierno no desactivará el 155 si hay una investidura telemática de Puigdemont
   Pedro Sánchez avisa de que no puede gobernar Catalunya un "presidente inconstitucional"
   Los letrados del Parlament dicen NO a la investidura telemática de Puigdemont