Problemas en el paraíso independentista

|


Puigdemont


Fuente: Europa Press


El President del autoproclamado 'Govern legítim' es un personaje peculiar. Fue puesto en el cargo a dedo por Artur Mas después de concurrir en las listas del 27-S como número tres por Girona, lo que viene a ser como si el Presidente del Gobierno español se hubiera presentado como número tres por Cuenca.


Si bien su elección es perfectamente legal en un régimen parlamentario como el nuestro -aunque no quede muy estético-, lo que ya es más discutible es que Carles y los suyos pretendan que siga en el cargo quedando su 'llista unitaria' en tercera o cuarta posición en las autonómicas del 21-D.


Con ello resultaría que durante dos legislaturas los catalanes habrían tenido un President que en las primeras elecciones no se presentó como cabeza de lista y que en las segundas se pasaría por el arco del triunfo lo que eligieran los ciudadanos, reclamando una presidencia por el simple hecho de haberse ido de 'vacaciones' a Bruselas por voluntad propia.


Esta intención de mantener el poder al precio que sea, propia de dirigentes autoritarios de Repúblicas bananeras, puede generar problemas no solamente con el bando unionista o el de los comuns, sino también con el independentista.


Dejando de lado a la CUP, formación débil que tragará con lo que le echen dada su ideología nacionalista infantil, ERC puede suponer un problema para los 'astutos' planes de Carles de ser President por la gorra aunque quede cuarto. Vamos, que tras el 21-D la guerra civil entre ambas formaciones 'indepes' está casi garantizada con esta postura de Puigdemont, el amigo de la extrema derecha flamenca.


ERC, convertida en una formación de centro al uso por mucho que Gabriel Rufián nos enseñe impresoras en el Congreso y 'frikadas' por el estilo, quiere ocupar el lugar de la antigua CiU en Catalunya.


Para que no se note mucho que quieren darle la patada al líder 'exilado' Marta Rovira, que se huele la presidencia para ella cual Romeva en el 2015, verbalizó que la intención de su partido es que cohabiten dos Governs a la vez, el externo y el interno... una idea muy loca, pero de lo más brillante que ha dicho Marta últimamente -imagínense lo otro-.


Desde la candidatura del Molt Honorable saltaron como leones ayer en la radio por boca de su jefa de campaña Elsa Artadi, que cobra a lo Cristiano Ronaldo, viendo más lógico que Carles siga siendo President quede en la posición que quede. Pensaría ella: “¿No pretenderán tener la Presidencia aún quedando primeros?”... la vida está muy loca en el bando 'indepe', y por lo que se ve sus distintos portavoces deben sacar la inspiración para sus ideas en lugares de lo más variopintos como por ejemplo en el dentista después de que te saquen una muela.


Así que con este panorama y los resultados que pronostican las encuestas a partir del 22 de diciembre el bloque independentista puede ser una fiesta de puñaladas traperas y patadas en la espinilla. Una guerra civil en toda regla. Ya hace más de un mes que los exprocessistes demostraron que por lo único que son capaces de moverse y luchar de verdad es por el poder puro y duro. Y si es entre ellos no les quepa ninguna duda que también.


   Ciudadanos y PSC entran en modo guerra
   Puigdemont y su estrategia electoral friki
   PDeCAT, ERC y la CUP son tan del sistema como el PP y el PSOE

Comentarios