Mugabe gana tiempo y sigue en el poder

|


Mugabe

Robert Mugabe. Fuente: Europa Press


El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ha mantenido contactos con su depuesto vicepresidente, Emmerson Mnangagwa, y éste volverá "pronto" al país, según el jefe de las Fuerzas Armadas zimbabuenses, Constantino Chiwenga, que ha confirmado un acuerdo sobre una "hoja de ruta" para poner fin a la actual inestabilidad política.


Chiwenga ha leído un comunicado en la televisión estatal en el que ha informado de los últimos avances después de que Mugabe renunciase el domingo a presentar su dimisión, a pesar del rechazo expresado públicamente por su propio partido, la ZANU-PF, tras los últimos movimientos de las Fuerzas Armadas --bautizados como Operación Restaurar el Legado--.


Chiwenga ha confirmado reuniones con Mugabe en "una atmósfera de respeto mutuo" y ha señalado que se han logrado "varias garantías". El presidente zimbabuense también ha mantenido un "contacto" con su antiguo 'número dos', que volverá "pronto" al país, según el jefe de las Fuerzas Armadas.


"Mugabe ha comenzado el proceso para lograr una solución definitiva y una hoja de ruta para el país", ha añadido Chiwenga en su mensaje, sin aclarar si este aparente pacto incluye o no la salida del poder del actual presidente o si se plantea la celebración de nuevas elecciones.


Chiwenga ha aprovechado también para pedir "calma y paciencia" a la población, al tiempo que ha instado a todos los actores políticos y a la sociedad civil a "abstenerse de cualquier acción o actividad que pueda amenazar la paz, la vida y la propiedad", según informan medios locales.


"Seguimos siendo las fuerzas de seguridad del pueblo, que es por lo que, ante todo, queremos concluir toda esta operación con el mínimo inconveniente posible y sin daños colaterales como pérdidas de vidas, heridos o destrucción de propiedades", ha remachado.


   Merkel prefiere nuevas elecciones a gobernar sola
   Menos de un tercio del personal militar de EEUU denuncia haber sufrido agresiones sexuales
   La ONU alerta de que los niños son ahora la "gasolina" de la mayoría de conflictos armados