Anna Simó afirma que la DUI era un mandato político sin “consecuencias jurídicas”

|


AnnaSim

Anna Simó, exsecretaria primera de la Mesa del Parlament, investigada por el Tribunal Supremo. Fuente: Europa Press


La exmiembro de la Mesa del Parlament, una de las investigadas de la Cámara por sedición, rebelión y malversación, sostiene que las resoluciones parlamentarias con las que se proclamó la DUI no tenían “consecuencias jurídicas” y considera “imposible” el uso de la “vía unilateral” en la próxima legislatura.


Anna Simó, que no se presentará en las listas de ERC tras cuatro campañas, revela en una entrevista a Nació Digital lo que le contestó al fiscal durante los interrogatorios en el Tribunal Supremo. La republicana mantiene que las decisiones de la Cámara y del Govern se limitaron a aplicar la “hoja de ruta” avalada por los ciudadanos en las urnas.


La exsecretaria primera de la Mesa explica que en su declaración defendió que las resoluciones que sirvieron para proclamar la República catalana “eran mandatos políticos que tenían que desarrollar terceros, pero que el Govern no los desarrolló por motivos evidentes”. En cuanto a esto la política se refiere a la supuesta violencia que pensaba aplicar el Gobierno central.


Simó, que ve “imposible” que en la próxima legislatura puedan aplicar la vía unilateral hacia la independencia, reitera que la Generalitat no siguió adelante con la DUI no porque no estuviese preparado, sino porque “no quiso” teniendo en cuenta “los riesgos de acciones cruentas con efectos indeseables sobre la población de este país”.


La diputada justifica la decisión del Govern al explicar que éstos convenían que la única vía posible era la pacífica y manifiesta que el propio Puigdemont fue el que les transmitió que “estaba plenamente convencido del uso de la fuerza indiscriminado y sin medida por parte del Estado”.


   Forcadell acata el 155 y califica la DUI de “simbólica”
   Artur Mas se desvincula de la DUI y reflexiona sobre los errores del Procés
   Según un miembro del PDeCAT Junqueras y Romeva son culpables del fracaso de la DUI