El Ajuntament de Barcelona reconoce a Puigdemont como presidente de la Generalitat

La Ciudad Condal rechaza aceptar la proclamación de la República catalana
|


PlenoBarcelona

Sesión plenaria en el Ajuntament de Barcelona el 2 de noviembre. Fuente: Europa Press

Barcelona considera que el único Govern y Parlament legítimos son aquellos escogidos por los ciudadanos catalanes en las urnas del 27-S. El Ajuntament no admite la aplicación del 155, pero tampoco reconoce la proclamación de la República catalana.


EL pleno barcelonés aprueba la propuesta de ERC para apoyar la legitimidad del Govern y rechazar la “respuesta autoritaria y amenazadora del Estado” bajo el amparo del 155 de la Constitución. La iniciativa consigue los votos a favor de BComú, ERC, el grup Demòcrata, la CUP y del concejal no adscrito, Gerard Ardanuy. Se postulan en contra PSC, PP y Ciudadanos.


Barcelona en Comú mantiene su postura contra el 155, pero también contra la DUI. El partido de Ada Colau rechaza una propuesta de la CUP en la que se pide reconocer la proclamación de la República catalana por parte del Ajuntament y poner todas las herramientas para “hacer efectiva” la independencia.




La ausencia de “normalidad” el 21-D


El primer teniente alcalde de Barcelona, Gerard Pisarello, defiende que el 21-Dno serán unas elecciones normales”, como defiende el Gobierno, “mientras haya gente en prisión e instituciones intervenidas” y valora que la declaración de la república es una propuesta teórica que divide y no sirve para crear alianzas. En cambio el PSC, su socio de Govern, considera en palabras de Carmen Andrés que estos comicios son la salida a la crisis institucional.




El líder de ERC en la Ciudad Condal, Alfred Bosch, llama a participar y aprovechar las elecciones para legitimar la independencia y señala que ahora ya “nadie nos podrá acusar de que las hemos cocinado”. Por su parte el exalcalde de Barcelona y presidente del grupo Demòcrata, Xavier Trias, denuncia que el Estado es incapaz de aceptar que ciertas ideologías políticas puedan ser mayoritarias: “Eso es autoritarismo. La maté porque era mía”.




La “peor pesadilla” del Estado” y el Govern “a la fuga”


La CUP, en la figura de Maria José Lecha, aprovecha su intervención para advertir al Gobierno central que “encontrará en nosotros su peor pesadilla” y para avisar a Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, de que no hay sitio para la equidistancia entre opresor y oprimido. Lecha señala que con la aplicación del 155 no conseguirán cesar al gobierno de la República catalana, esté en el exilio o entre rejas.




Carina Mejías, líder municipal de Ciudadanos, acusa al Govern de engañar a los catalanes independentistas. En este sentido afirma que les “vendieron humo” llegando a pedirle a los funcionarios que incumplieran las leyes cuando “ahora tenemos un gobierno a la fuga”.




El presidente del PP en Barcelona, Alberto Fernández, pide evitar los discursos de confrontación y asegura que el 21-D todas las ideas se podrán defender sin unilateralidad y con respeto a la ley”. Mientras que Ardanuy, concejal no adscrito, recuerda el 1-O y señala a los que defienden la Constitución de que ésta ha pasado por encima de dos millones de personas: “Dicen que todos somos españoles, pero en este caso se nos trata diferente”.


Para el Ajuntament de Barcelona Puigdemont y los suyos siguen siendo los líderes de la Generalitat. Los comuns se mantienen firmes y no reconocen ni el cese del Govern por parte del Gobierno central, ni la DUI. Los socialistas, socios de BComú, conservan su apoyo a la intervención del Estado en Catalunya entendiéndolo como un mal menor. El 155 sigue siendo el talón de Aquiles de la coalición entre PSC y CatComú.


Pleno Municipal completo


   Para Jaume Asens la estrategia de "internacionalizar el conflicto" de Puigdemont es buena idea
   Colau: “No en mi nombre. Ni 155, ni DUI”
   Barcelona rechaza el 155, pero la oposición independentista impide la votación contra la DUI

Comentarios