Banco de España prevé una caída del PIB de entre el 0'3% y el 2'5% si persiste la crisis catalana

|


BancodeEspaa 1

Sede del Banco de España. Fuente: Europa Press


El Banco de España prevé un impacto en el PIB de entre 3 décimas y 2'5 puntos entre finales de 2017 y 2019 si persiste la crisis política en Catalunya, de forma que podría llegar a reducirse en un 60% el crecimiento previsto para los dos próximos ejercicios en el peor de los escenarios. 


Así figura en el informe semestral que elabora la entidad económica sobre estabilidad financiera publicado este jueves y en el que contempla dos posibles contextos.


En el primer escenario de "tensionamiento transitorio y acotado de la incertidumbre", la pérdida acumulada de PIB hasta finales de 2019 sería de unas tres décimas, como reflejo, fundamentalmente, de un menor crecimiento en lo que resta de este año y a principios del siguiente. Por su parte, en el escenario de tensionamiento más severo y prolongado, el PIB se reduciría en términos acumulados algo más de 2'5 puntos porcentuales entre finales de 2017 y 2019.


Este último escenario comportaría una reducción de cerca del 60% del crecimiento para el conjunto de la economía española y una recesión de la economía catalana durante buena parte del horizonte analizado, como reflejo de que la perturbación de incertidumbre considerada en los ejercicios anteriores afectaría de manera más intensa a esta comunidad autónoma.


De esta forma, la economía española podría llegar a perder entre algo de más de 3.300 millones de euros y un máximo de entorno a 27.000 millones de euros como consecuencia de la crisis política en Catalunya.

Hasta la fecha, el Banco de España señala que los efectos de las tensiones políticas en territorio catalán han sido visibles sobre todo en el ámbito de los mercados financieros, donde, desde principios de octubre, se ha producido "un cierto aumento de la volatilidad en los mercados bursátiles".


   Uno de cada cuatro euros de inversión española va a parar a un paraíso fiscal
   Nuevo máximo histórico de la deuda del Estado español
   La incertidumbre en Catalunya ahuyenta al pequeño inversor de activos inmobiliarios