El comité de Eulen en el aeropuerto de Barcelona denuncia el laudo arbitral

Los trabajadores prevén anular la huelga del 8 de septiembre
|



TrabajadoresEulen 1

Juan Carlos Giménez y Leopoldo García Quinteiro, asesor y abogado del comité. Fuente: Europa Press


El 28 de agosto, días antes de presentarse el laudo arbitral, el comité de huelga decidía presentar una demanda ante el Tribunal Supremo al considerar “inconstitucional” este proceso forzoso anunciado por Íñigo Gómez de la Serna, ministro que no cuenta especialmente con el apoyo de los trabajadores relacionados con la cartera de Fomento.


El conflicto laboral que rodea a los filtros de seguridad del aeropuerto de Barcelona, lejos de desencallarse, sigue más vivo que nunca. Tras la comunicación del laudo arbitral por parte del árbitro impuesto a la fuerza por el Gobierno del PP, Marcos Peña, los ánimos entre los trabajadores de Eulen se calientan.


El abogado de los controladores, Leopoldo García Quinteiro, defiende la ilegalidad del laudo alegando que el conflicto “no cumple con los requisitos que la ley recoge para aplicarlo” y asegura que algunas de las circunstancias que se presentan para llevarlo a cabo no se ajustan a la realidad, como por ejemplo la existencia de una huelga solapada.


La defensa del comité de Eulen, en cuanto al contenido del laudo, acusa al árbitro de hacer suya la propuesta de la mediación de la Generalitat, que fue rechazada en dos ocasiones por los trabajadores, sin tener en cuenta sus exigencias. Además menciona que el papel ejercido por el Govern era erróneo ya que ésta se colocó como árbitro y no como mediador, función que era la que le correspondía.


Por su parte la empresa parece haber salido mejor parada, por lo menos a la vista de sus declaraciones. Eulen anunciaba, tras conocerse el laudo, que estudiaría y analizaría la resolución de Peña pero que iba a acatar las órdenes, entre ellas la restitución de dos trabajadores despedidos por supuestamente incumplir los servicios mínimos. Ayer cumplía con este punto.


Este cumplimiento hace previsible que el nuevo paro programado para el 8 de septiembre por los trabajadores en modo de protesta por las ‘represalias’ de la empresa será desconvocado. No obstante la última palabra la tienen los empleados en la asamblea de este lunes. En ella decidirán si aceptan el laudo y si emprenden posibles y futuras actuaciones contra Eulen.


Los controladores denuncian que sus condiciones siguen siendo pésimas y sus salarios míseros. En este sentido señalan que sus reclamaciones siguen sin ser atendidas ya que, por ejemplo, continúa estando prohibido acudir al servicio o comer durante el turno de trabajo.


Además el asesor del comité, Juan Carlos Giménez, afirma que el complemento salarial de 200 euros representa una subida falsa” puesto que ya contaban con un plus de 100 euros a los que ahora se sumarían otros 100 para cumplir con lo que dice Marcos Peña.


El conflicto laboral de El Prat lejos de aterrizar y llegar a su destino continúa un vuelo de larga distancia que no parece tener todavía pista para coger tierra firme.


   Marcos Peña impone a Eulen la obligación de pagar un complemento salarial de 200 euros por trabajador
   La huelga del aeropuerto de Barcelona sigue en pie
   El aeropuerto de Barcelona vuelve a la huelga