Junts pel Sí y la CUP acuerdan aprobar su ley de ruptura con España antes del 1-O

|


Presentacinleydetransitoriedad

Presentación de la ley de transitoriedad jurídica. Fuente: Europa Press


La CUP se sale con la suya. Los anticapitalistas querían que la ley de transitoriedad jurídica fuese aprobada antes del 1-O y lo han conseguido. A pesar de las reticencias iniciales de JxSí los grupos independentistas pactan aprobar el marco legal provisional que da paso a una hipotética república catalana antes del referéndum del 1 de octubre.


El presidente del Junts pel Sí, Lluís Corominas, junto a juntero Jordi Orobitg y a los diputados de la CUP, Benet Salellas y Gabriela Serra, presenta la ley que supone la ruptura con España y el nacimiento de una supuesta república en Catalunya. Con esta norma, la más importante de las leyes de desconexión, se diseña la transición del ordenamiento jurídico actual hacia uno catalán.




Lluís Corominas, el jefe del bando juntero, informa que esta ley, denominada ‘Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república’, incluye entre sus 89 artículos una cláusula suspensiva, es decir, la norma entrará en vigor solo si el 1-O gana el ‘sí’ a la independencia. En el caso de que gane el ‘no’ la ley quedará automáticamente suspendida.




Corominas señala que con esta norma se da “seguridad jurídica a todos los que quieran votar que ‘sí’” y que, de esta forma, todos los que vayan a votar sabrán “cuáles son las consecuencias de su voto”. El político considera que con esta norma se da a conocer el escenario posterior a una supuesta victoria independentista y el marco jurídico que se crearía.


El presidente de JxSí destaca que no quieren “imponer la opción del ‘sí’ sino dar transparencia y contenido a esta propuesta para el día siguiente si gana el ‘sí’. Corominas asegura que los grupos independentistas están “comprometidos” con tirar adelante con la independencia y que se avance hacia unas elecciones constituyentes y la aprobación de una constitución catalana.


Esta norma, según palabras del líder juntero, tiene “una parte de transitoriedad jurídica, porque cubre el periodo entre el referéndum, la victoria del ‘sí’ y la celebración de unas elecciones constituyentes; y una fundacional, porque a partir de cuando gane el ‘sí’ se genera una situación jurídica nueva” con la que se “pretende dar seguridad”.




El cupaire Benet Salellas aplaude que ya se presente esta norma porque tanto su presentación como su aprobación suponen “el fin de procesismo”. El diputado de la CUP subraya que el acuerdo de tramitar esta ley antes del 1-O “dinamita cualquier posible debate procesista” porque ya se ha fijado “el escenario” si gana el ‘sí’.




El anticapitalista añade que todos los que no quieran el “nacimiento” de la república catalana “están interpeladosa votar el 1 de octubre. Salellas valora que es necesario que la gente participe en el 1-O porque cuanta más gente acuda a las urnas, mayor valor tendrá el resultado.




Junts pel Sí y la CUP registran hoy en el Parlament la ley suprema de una hipotética república catalana que previsiblemente será aprobada en pleno por la mayoría independentista antes del 1-O. Sin embargo esta norma podría estar en peligro. El Gobierno central, si sigue su dinámica en la cuestión catalana, podría presentar un recurso al TC. Si este tribunal lo admite a trámite supondría la suspensión automática de la ley con la que pretenden romper jurídicamente con España.

 

   Puigdemont está dispuesto a parar el 1-O si Rajoy acepta negociar
   Las 6.000 urnas de Puigdemont
   Puigdemont vuelve al ataque con la independencia