Puigdemont vuelve al ataque con la independencia

|


Puigdemont 11

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat. Fuente: Europa Press


Ahora sí que podemos afirmar que hemos vuelto a la normalidad. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, vuelve a la hoja de ruta independentista –si en algún momento se desvió de ella- y concede una polémica entrevista a Financial Times.


Estado y Generalitat decretaban esta semana un falso tiempo muerto. Las ‘pullitas’ iban y venían desde Madrid a Catalunya y viceversa. Ayer Puigdemont volvía a la carga de una manera más directa. “Volver a la normalidad es derrotar a los terroristas” decía un Puigdemont que entiende por normalidad la defensa del 1-O, causa y efecto de su actual legislatura.


El jefe de la Generalitat lanza un dardo directo al Gobierno español al que acusa de haber estado “jugando a hacer política con la seguridad” de los ciudadanos catalanes. En este sentido se refiere a la decisión del Ejecutivo central de bloquear la contratación de nuevos Mossos para este año y de “contemporizarinformación de la Europol.


“Por desgracia, el Gobierno español tenía otras prioridades” espeta Puigdemont. El President considera que se han recortado los fondos de la policía catalana por la fuerte oposición del Estado al 1-O. El jefe de los catalanes valora que el tema del referéndum ha provocado que el Ejecutivo cortase el grifo económico e informativo a Catalunya.


Por su parte fuentes del Gobierno central aseguran que no quieren entrar al trapo en cuanto a las declaraciones de Puigdemont. En este sentido mantienen que se trata de una cuestión de "responsabilidad y de sentido común" y que desde la dirección del Estado se quedan con lo dicho durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros por Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno felicitaba a todas las fuerzas de seguridad y aseguraba que estudiarían reformar de nuevo el Código Penal para la lucha contra el yihadismo.


La falta de información resulta más que evidente. Los Mossos no tenían información penal sobre el imán de Ripoll que ya había sido condenado en su día a 4 años de prisión por un delito de tráfico de hachís. Por otra parte un agente de los Mossos recibía un correo de la policía belga solicitando datos sobre este líder religioso musulmán que tampoco se comunicaba al ministerio de Interior, organismo que se encarga de gestionar estas cuestiones.

 

   Los Mossos sí recibieron un correo de la policía de Vilvoorde sobre el imán de Ripoll
   La Generalitat afirma que toda la información fue compartida entre Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil
   Sindicatos de la policía española denuncian la “exclusión” en la gestión de los atentados

Comentarios