Los Mossos sí recibieron un correo de la policía de Vilvoorde sobre el imán de Ripoll

Joaquim Forn considera que se está tratando de "ensuciar" el trabajo de los Mossos
|

Abouyaaqoub

Fuente: Europa Press


El alcalde de Vilvoorde, Hans Bonte, destapaba la caja de pandora días atrás. Bonte presentaba que la policía belga se había puesto en contacto con fuerzas de seguridad españolas en las que se solicitaba información sobre el imán de Ripoll y presunto líder de la célula terrorista que atentó en Barcelona y Cambrils, Abdelaki Es Satty.


El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, y el conseller de Interior, Joaquim Forn, negaban que Guardia Civil, Policía Nacional o Mossos d’Esquadra tuviesen conocimiento de este contacto. El político belga insistía en que lo que había dicho era cierto y ayer se reafirmaba.


“Recibimos la información el 8 de marzo (2016) desde una organización policial de Barcelona. Dijeron que el imán no tenía lazos radicales. Puedo asegurar al 200% que tuvimos esa información el 8 de marzo” repitió tajante Bonte.


Finalmente se ha demostrado que las declaraciones del alcalde de Vilvoorde –ciudad europea considerada uno de los principales focos de captación de yihadistas- eran ciertas. Los Mossos sí recibieron por parte de un policía belga una petición de información sobre el imán de Ripoll. Las autoridades catalanas respondieron que no tenían datos sobre la vinculación de Abdelaki Es Satty con el terrorismo yihadista.


Donde dije digo, digo Diego’. Fuentes de la conselleria de Interior reconocen hoy que este contacto sí se había producido, pero con matices. Según esta información se habría producido una comunicación no oficial” entre un agente belga y un mando de la Comisaría General de Información de los Mossos sobre este individuo. La comunicación –señalan que en ningún caso se trato de un aviso o de una alerta- se produjo por email y de manera “informal”.




Video comunicación policía belga y autoridades catalanas. Fuente: Europa Press


Joaquim Forn considera que se está tratando de “ensuciar” el trabajo de los Mossos


Tras la reunión de la Junta Local de Seguridad de Cambrils el conseller de Interior, Joaquim Forn, se ha visto obligado a responder sobre la polémica. El político niega que las autoridades catalanas recibieran una alerta procedente de Bélgica y justifica que se trató únicamente de una comunicación informal”.


Forn denuncia que se está tratando de “ensuciar” y de “desacreditar” la labor de los Mossos dEsquadra y rechaza que se haya cometido algún error en esta cuestión. “No es un fallo, principalmente porque se nos pide información. Damos la que tenemos y en ningún momento nos consta que estuviese investigado y que sea peligroso”. Acto seguido el conseller lamenta que “si se nos hubiera informado de ello, se habría actuado de otra manera”.


El conseller se ha mostrado molesto y preocupado por el video del grupo terrorista Estado Islámico en el que se amenaza a España, y critica que para algunos medios la “preocupación” sea ahora “ensuciar” el trabajo de la policía catalana.


Abdelaki Es Satty estuvo en Bélgica de enero a marzo de 2016, días antes del atentado de Bruselas. El imán de Ripoll se movió por la zona de Vilvoorde en la búsqueda de empleo como líder religioso. Según el alcalde de la ciudad, Hans Bonte, se solicitó información a España debido al comportamientosospechoso” del considerado presunto líder de la célula terrorista de los atentados de Barcelona y Cambrils.


   Un español detenido en Rotterdam por una “amenaza terrorista”
   La Generalitat afirma que toda la información fue compartida entre Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil
   Sindicatos de la policía española denuncian la “exclusión” en la gestión de los atentados

Comentarios