Terroristas esperaban que los explosivos se secaran para atentar contra la Sagrada Familia

Cinturón con explosivos reales hallado entre en el sótano de Alcanar
|


FurgonetaBarcelona


Los Mossos retiran la furgoneta utilizada en el atentado de Barcelona. Fuente: Europa Press


Barcelona estaba en el punto de mira de la célula terrorista que lideraba el imán de Ripoll, Abdelaki Es Satty, desde hacía al menos dos meses. La Sagrada Familia habría sido uno de los principales objetivos, pero la explosión de Alcanar frustró el plan inicial que consistía en colocar furgonetas bomba y hacerlas explotar ante monumentos e iglesias de la Ciudad Condal.


Según fuentes judiciales el detenido Mohamed Houli, herido durante la primera deflagración del chalet de la urbanización Montecarlo, habría confirmado esta información. El terrorista, en prisión incondicional, desvelaba ante el juez de la Audiencia Nacional que el plan era atacar diferentes lugares emblemáticos de la capital catalana y nombraba la Sagrada Familia.


Houli confesaba que ya lo tenía todo casi preparado y que solo estaban esperando a que los explosivos estuvieran secos para perpetrar los atentados contra sus objetivos iniciales. La manipulación de los materiales para la fabricación de peróxido de acetona (TATP) o ‘madre de Satán’ provocaría la explosión y precipitaría los acontecimientos, según señala el auto de la Audiencia Nacional.


En cuanto a la financiación de la operación Mohamed Houli declaraba que el grupo se financiaba principalmente con las cantidades de dinero que aportaban dos de sus miembros y que éstos procedían de sus sueldos.


Cinturón con explosivos reales encontrado en Alcanar


Houli, en su declaración ante el juez y que duraba más de una hora, ratificaba las declaraciones ofrecidas ante las autoridades policiales. El detenido calificaba a Abdelaki Es Satty como el líder de la célula y aseveraba que éste, uno de los dos muertos identificados en Alcanar, le había confesado que se inmolaría en uno de los atentados.


La vivienda de la urbanización Montecarlo, lugar en el que continúan y continuarán trabajando las fuerzas de seguridad durante varias semanas, se establece como uno de los centros neurálgicos de la célula terrorista. En su sótano los Mossos d’Esquadra han encontrado hoy un cinturón con explosivos reales, a diferencia de los que portaban los abatidos en Cambrils y el autor del atropello masivo de las Ramblas en Subirats.


El otro centro de operaciones, desvelado en el auto de la Audiencia Nacional, estaba consolidado en una masía abandonada de Riudecanyes. En este lugar, que se cree que actuó también como guarida, se había encontrado numerosa documentación relacionada con la compra de productos para la elaboración de explosivos así como papeles identificativos, parcialmente quemados, de alguno de los terroristas.


   "Una acción terrorista de gran envergadura"
   El juez envía a prisión a 2 de los 4 detenidos por los atentados de Barcelona y Cambrils
   Los detenidos por los atentados de Cataluña culpan al imán de Ripoll