Airbnb cumple la promesa y retira más de 1.000 pisos turísticos ilegales en Barcelona

Los distritos más afectados por el turismo ilegal son Ciutat Vella, el Eixample y Sant Martí
|


Airbnb


El Govern de Colau se sale con la suya y consigue doblegar a Airbnb. Unas cuantas sanciones económicas y un plan de choque del Ajuntament de Barcelona han servido para presionar a la plataforma. Airbnb acordaba hace menos de un mes retirar 1.036 pisos turísticos ilegales de su oferta de alquiler vacacional.


A finales de agosto se terminaba el plazo para cumplir la promesa pero la empresa se adelanta una quincena para cumplir con el acuerdo adquirido con el Govern municipal. La medida ha sido confirmada por la teniente alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz.


La regidora asegura que la retirada de los pisos supone un “punto de inflexión” y es una “muestra de la buena voluntad” de Airbnb para “continuar trabajando con el Ajuntament en esta dirección”. No obstante Sanz no se conforma y señala que ahora toca seguir para establecer una colaboración mucho más fluida” con la finalidad de que la plataforma siga retirando los pisos indicados por el Constitorio.


Quedan todavía en Barcelona más de 5.000 pisos turísticos ilegales


La edil hace balance del plan de choque iniciado hace algo más de año, en julio de 2016, para luchar contra el turismo ilegal en la Ciudad Condal. En este sentido destaca que en un año se ha ordenado el cese de 2.332 pisos y se han impuesto un total de 3.473 sanciones.




La política señala que uno de los problemas detectados se encuentra en el realquiler por parte de los inquilinos de las viviendas y subraya que los distritos más afectados por la oferta sumergida son Ciutat Vella (especialmente el Gòtic y la Barceloneta), el Eixample (principalmente en la Dreta del Eixample) y Sant Martí (concentrado sobre todo en su frente marítimo).


Janet Sanz reconoce que todavía queda mucho trabajo por hacer ya que siguen quedando entre 5.000 y 6.000 pisos ilegales, pero defiende que la labor del último año demuestra que el Ajuntament “está dando la vuelta” a la situación. En cuanto a esto reitera el compromiso del Govern para mantener el equilibrio entre turismo y ciudadanía, y recuerda que el mensaje del Consistorio es de “tolerancia cero hacia la actividad turística ilegal”.



   ​Barcelona marca los tiempos a Airbnb
   ​Pena máxima para Airbnb por parte del Ajuntament de Barcelona
   ​El turismo se convierte en la principal preocupación de los barceloneses

Comentarios