Los vigilantes de seguridad del aeropuerto de Barcelona endurecen la huelga

|


ColasPrat

Colas en los controles de seguridad de aeropuerto de Barcelona. Fuente: Europa Press


Los trabajadores de Eulen ya han hablado. En la asamblea de vigilantes celebrada este mediodía han decidido endurecer las condiciones de la huelga. Por mayoría aplastante, del 90%, acuerdan convocar para mediados de agosto un paro indefinido del 100% de la jornada durante todos los días de la semana.


Se complica el conflicto laboral en el aeropuerto del Prat. Los trabajadores presionan a Eulen y a AENA con la convocatoria de una nueva huelga más severa que afectará de lleno a pasajeros y compañías aéreas. Los filtros de seguridad que suponen el paso previo a la zona de embarque estarán bajo mínimos a partir del 14 o 15 de agosto –fecha en la que se contempla podrán empezar el nuevo paro tras formalizar la notificación de la medida.


La nueva convocatoria no implica la suspensión de la ya programada a partir del 4 de agosto para todos los viernes, domingos y lunes. Hasta que consigan oficializar la huelga total siguen en pie los paros parciales programados estos días en 4 tramos de 1 hora (5:30 a 6:30, 10:30 a 11:30, 16:30 a 17:30 y 18:30 a 19:30 horas).


La huelga absoluta supone una presión añadida para la empresa Eulen Seguridad y también para el ente público, AENA. La compañía aeroportuaria, que se ha negado reiteradamente a sentarse a negociar, podría verse obligada al diálogo.


Un paro de estas características en uno de los meses con más tráfico de pasajeros podría provocar el caos en el aeropuerto de Barcelona. Con las largas colas en los filtros de seguridad de los últimos días–todavía no había huelga oficial- en torno a 1.000 personas perdieron su billete y compañías como Vueling se vieron obligadas a retrasar los vuelos. El conflicto laboral de Eulen estalla por los aires.


   El Prat, pendiente de la huelga de seguridad de Eulen
   Plantón de los controladores de seguridad del Prat a Eulen y a la Generalitat
   Saturación en el Prat: nuevas colas y huelga de taxis