García-Escudero se sube al carro de los ignorantes sobre la financiación B del PP

El presidente del Senado repite la estrategia de Mariano Rajoy
|


GarcaEscudero 1


El presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha negado este miércoles durante su declaración en calidad de testigo ante el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga la primera etapa de la trama Gürtel (1999-2005) tener responsabilidad alguna en las cuestiones de financiación del Partido Popular de Madrid y ha precisado que sus competencias en calidad de presidente regional de la formación eran políticas.


García-Escudero ha sido citado como testigo en este juicio a petición del exalcalde de Majadahonda (Madrid) Guillermo Ortega por su responsabilidad como presidente de los populares madrileños entre 1993 y 2004 y como coordinador nacional de PP en diversas campañas electorales. Precisamente a preguntas del letrado de Ortega, César Cánora, el presidente del Senado ha defendido que era la Tesorería, y no la parte política, la que se encargaba de elaborar los presupuestos electorales, que después serían aprobados por el Comité de campaña.


"Mi preocupación cotidiana era el tema político", ha afirmado el presidente del Senado sobre su etapa como presidente del PP de Madrid, al mismo tiempo que ha precisado que el tema de financiación y contratación era responsabilidad del área económica y del tesorero regional, tal y como fijan los estatutos de la formación política.


Al igual que lo hicieron en su día el exsecretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada y el exsecretario de Hacienda y excoordinador de campañas del PP de Madrid José Manuel Fernández Norniella que comparecieron como testigos en este juicio, ha asegurado que los municipios grandes "sin problemas" --como Majadahonda o Pozuelo de Alarcón, ha indicado-- tenían autonomía para organizar los actos electorales y que desde la sede regional se "ayudaba" al resto de sedes locales que "no tenían infraestructuras" aportándoles banderolas o carteles.


García-Escudero ha declarado en la Audiencia Nacional después del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha comparecido como testigo durante dos horas. Ambos han negado tener conocimiento de una presunta financiación ilegal del Partido Popular.


Fundescam: "Laboratorio de ideas"


En este sentido, la cuarta autoridad del Estado ha dicho que cree que desde Génova había "un cierto control" sobre la contabilidad de las formaciones 'populares' regionales. Aún así, ha apuntado que no puede hacer esta afirmación "con precisión" porque esta supervisión no era de su competencia como presidente del PP de Madrid.


Eso sí, ha afirmado rotundamente que la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad Autónoma de Madrid (Fundescam) no ha pagado ningún acto electoral de los 'populares'. "Era una especie de laboratorio de ideas para trabajar el desarrollo económico de la Comunidad de Madrid", ha añadido señalando que el PSOE e Izquierda Unida tenían organismo similares a éste.


A preguntas de la fiscal Anticorrupción Concepción Sabadell, el presidente del Senado ha recordado que pidió a la formación política un préstamo de unos cuatro millones de euros para hacer frente a los gastos de rehabilitación de su vivienda que quedó "destrozada" por un atentado de ETA.


También, ha negado haber recibido esta cantidad en efectivo, así como los apuntes que aparecen relacionados con él en los denominados 'Papeles de Bárcenas'. Asimismo, ha dicho que en 2003 no cobró 15 pagas por trabajar en el PP y que tampoco percibió unos 6.000 euros.

Niega las instrucciones a alcaldes


El presidente del Senado ha negado también tener constancia de que la formación popular instruyera mediante un Power Point a los alcaldes regionales de la Comunidad de Madrid a financiar sus campañas de manera irregular. "No sé lo que es ni a qué se refiere", ha respondido.


Por último, al igual que hizo en su declaración como testigo ante el juez instructor Pablo Ruz -quién se desplazó hasta su despacho oficial en el Senado-- en 2013, ha reconocido que recibió un reloj que le regaló el cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa. "Lo devolví inmediatamente", ha destacado. También ha reconocido que en "plena campaña electoral de 2003" el responsable de Orange Market -empresa vinculada a la red corrupta--, Álvaro Pérez 'El Bigotes' le regaló un teléfono móvil, "un Nokia normal de aquella época", porque el suyo se le había estropeado.


Con la declaración de Pío García-Escudero el juicio por la primera época de la trama Gürtel se ha suspendido por las vacaciones de verano hasta el próximo 4 de septiembre. Antes de finalizar la sesión de este miércoles, el presidente del tribunal, el magistrado Ángel Hurtado, ha indicado a las partes presentes en este procedimiento que espera que en septiembre concluya la vista oral que comenzó el 4 de octubre de 2016 y de la que se han celebrado hasta ahora 101 jornadas.


Hurtado ha pedido a las acusaciones y a las defensas que les faciliten un "guión o una minuta" de su informe de conclusiones para ayudar al tribunal a dictar sentencia.


   Pedro Sánchez exige la dimisión inmediata de Mariano Rajoy
   Mariano Rajoy, con las ideas claras sobre las cuentas desconocidas del Partido Popular
   ​El presidente del Senado declarará por el caso Gürtel el mismo día que Rajoy
   ​El presidente del Senado se suma a la lista de testigos de la Gürtel

Comentarios