La ONU da la espalda al Diplocat

Las Naciones Unidas rechaza que Diplocat sea observador internacional
|


NacionesUnidas


Fracaso de Raül Romeva, conseller de Asuntos Exteriores. El encargado de proyectar la imagen de Catalunya se lleva un gran chasco con la ONU. Esta institución rechaza la petición realizada por el Consejo del Diplocat para que este consorcio sea incluido en la lista de observadores internacionales.


Según adelanta El País la solitud se llevó a la División de Asistencia Electoral y una vez allí fue rechazada por unanimidad en un encuentro cerrado a cal y canto en la que solo participaron los principales signatarios de la Declaración de Principios para la Observación Internacional de Elecciones.


Las Naciones Unidas no tuvieron mucho sobre lo que pensar y para evitar manipulaciones ni siquiera dieron acuse de recibo a la solicitud. La ONU justifica su rechazo entendiendo que el objetivo del Diplocat, consorcio público-privado presidido por Carles Puigdemont, es “bien distinto” al de ser observador internacional.


El Centro Carter, que según fuentes de Europa Press no tenía intención de aceptar la petición se vio obligado a distribuirla entre los miembros de la División de Asistencia Electoral. Como consecuencia de esta solicitud los representantes de la Declaración de Principios para la Observación Internacional de Elecciones han acordado elaborar una serie de requisitos para evitar que sean distribuidas futuras peticiones.


El pasado mes de abril la fundación se desvinculaba del Procés catalán tras la reunión entre el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el expresidente de los EEUU, Jimmy Carter. El estadounidense negaba su apoyo al proceso independentista de Catalunya y afirmaba que “ni él ni el Carter Center pueden estar involucrados” en el referéndum.


Nuevo palo para el 1 de octubre. La Generalitat, que basa su ley del referéndum en la legislación internacional, recibe un duro golpe por parte de las Naciones Unidas. Romeva se queda a las puertas de la ONU que no deja que Diplocat sea observador internacional de procesos electorales. El conseller de Exteriores tendrá que seguir buscando para recibir la legitimidad internacional en el que sienta sus bases el 1-O.


   ​La ley del referéndum: la ley de todas las leyes en Catalunya
   ​La Comisión de Venecia responde que sin acuerdo no avala el referéndum
   ​El sueño americano de Puigdemont se va a pique