Barcelona compra tres edificios en el Raval para evitar la expulsión de sus vecinos

|


Raval


El Ajuntament de Barcelona, a través del Plan por el Derecho a la Vivienda 2016-2025, ha procedido a adquirir los edificios de la calle Lancaster número 7, 9 y 11 para evitar la expulsión de los vecinos. Se trata de un total de 41 viviendas que estaban habitadas y en las que podrán seguir viviendo sus inquilinos mediante el pago de un alquiler social, cuyo precio dependerá del poder adquisitivo de cada una de las familias.


El Govern de Colau compra estos inmuebles de manera excepcional a la sociedad Olopte 62 SL por un valor de 5.658.512 euros. El Ejecutivo municipal aumenta así su parque de viviendas de alquiler asequible a propuesta de ERC. La iniciativa de los republicanos incluía también la adquisición del número 13 pero según el Ajuntament no se ha podido ejecutar la compra.


Los vecinos de Lancaster hacía meses estaban preocupados ante la presencia de nuevos compradores en la zona. Esta calle, situada en el barrio del Raval, se encuentra en un área de gran demanda social y presión inmobiliaria en la que las grandes empresas están haciendo su agosto. El coste de los alquileres, cada vez más elevado, y la masificación turística está provocando que muchos vecinos de estas zonas de la ciudad se vean obligados a abandonar sus casas.


Esta compra forma parte de los diferentes mecanismos que ha puesto en marcha el Ajuntament para movilizar viviendas hacia el parque de alquiler asequible. Entre otras medidas que buscan garantizar el acceso a la vivienda a la ciudadanía se encuentran la Bolsa de Alquiler de Barcelona, las cesiones temporales por parte de entidades financieras, la colaboración entre entidades de tercer sector y el ejercicio de la disciplina en la vivienda en aquellos casos en los que se incumple la ley del Derecho a la Vivienda de 2007.


   La PAH ocupa 7 viviendas en el Eixample para realojar a 7 familias en situación vulnerable
   ​Vecinos de Barcelona luchan por la vivienda asequible y contra la especulación
   ​Barcelona compra un edificio en Hostafrancs para evitar la expulsión de los vecinos

Comentarios