Catalunya regula las asociaciones de consumidores de marihuana

|


Marihuana


El 14 de julio entró en vigor la Ley catalana 13/2017 que considera el consumo de marihuana en adultos para fines lúdicos y terapéuticos en el ámbito privado. Establece que su consumo responde al ejercicio del derecho fundamental de desarrollo de la personalidad, del derecho a la libertad de conciencia y de disposición del propio cuerpo, así como el derecho a la salud y a escoger terapias y tratamientos.


La norma regula las asociaciones de consumidores de cannabis como entidades sin ánimo de lucro que deben respetar las ordenanzas municipales – siempre que no contravengan la ley- y obtener la autorización del ayuntamiento para su actividad. Además deberán tener sus propios estatutos y realizar las reuniones obligatorias establecidas por el Código Civil catalán.


Estas asociaciones son las únicas facultadas legalmente para el cultivo dedicado exclusivamente al consumo individual de los socios y no deberá superar los 150 kg de marihuana en seco. Esta ley regula también cómo deberá transportarse el cannabis desde los espacios de cultivo hasta los consumidores. Los clubs deberán tramitar una autorización en la que figuren todos los datos y no podrá usarse el transporte público para su traslado.


En cuanto a los asociados éstos deben ser mayores de 18 años y tienen derecho a conocer su ficha y a saber los resultados de las pruebas analíticas periódicas de la sustancia que se distribuye. Para evitar el turismo cannábico la legislación prevé que no se puede adquirir marihuana hasta 15 días después de haber solicitado el ingreso en la asociación.


La previsión de consumo por socio no puede sobrepasar los 60 g mensuales o los 20 g para aquellos con edades comprendidas entre los 18 y los 21 años. Esta cifra podría subirse por motivos terapéuticos.


   ​El TC tumba el impuesto catalán del ADSL
   ​El Código Civil catalán por delante del español en cuanto a derecho animal

Comentarios