​Joaquim Forn deja en el aire si la purga continuará con los Mossos d'Esquadra

|


JanyForn

Jordi Jané, quien nombró a Batlle como director de los Mossos, entrega a Forn la cartera de Interior. Fuente: Europa Press


La purga de tibios destapada ayer por el Govern de Catalunya parece continuar su andadura y se fija ahora en los Mossos dEsquadra. La policía catalana –por cierto, funcionarios- está en el punto de mira del bando independentista. La gran incógnita del 1 de octubre será si éstos facilitarán o impedirán la celebración del referéndum ilegal.


El director de los Mossos, cuestionado por varios sectores del Govern, podría ver peligrar su puesto con el ascenso de Joaquim Forn al departamento de Interior. Albert Batlle está en la cuerda floja desde hace tiempo por declarar a los medios de comunicación cosas como que la policía catalana debe respetar la “legalidad vigente”.


El nuevo conseller de Interior y mano derecha de Xavier Trias, Joaquim Forn, ni confirma ni desmiente. El político demócrata, que nada más tomar posesión se reunía con el director de la policía catalana, no puede “garantizar ni una cosa ni la otra”. Forn asegura que necesita tiempo” y que los cambios en los Mossos “son cosas que hay que poder hacer con tranquilidad”.


En su entrevista a Rac1 el responsable del departamento de Interior defiende que la función de los agentes catalanes el 1-O deberá ser la misma que en las elecciones que se desarrollan en cualquier país. De esta forma Forn mantiene que los Mossos deberán “garantizar la seguridad y garantizar que la gente pueda votar con tranquilidad”.


Ante la posibilidad de ver a la policía catalana retirando las urnas el 1 de octubre, Forn asevera que no contempla este escenario y advierte de que “las cosas se harán biensiempre "que haya voluntad" de las dos partes.


   El nuevo Govern 'kamikaze' de Carles Puigdemont
   ​Los Mossos podrán formar parte del CITCO
   Las exigencias de la CUP al Govern de Junts pel Sí

Comentarios