​El presidente del Senado declarará por el caso Gürtel el mismo día que Rajoy

|


PoGarcaEscudero 1


Pío García-Escudero, presidente del Senado, ya tiene la fecha en la que deberá acudir a la sede judicial de San Fernando de Henares (Madrid). La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional llama a declarar a García-Escudero por la trama Gürtel el 26 de julio a las 11 horas.


Su declaración será el mismo día que la del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Ambos serán interrogados como testigos en el marco del juicio que investiga la primera etapa de la Gürtel relacionada con presuntas irregularidades en cuanto a la financiación popular (1999-2004).


La comparecencia del presidente del Senado se corresponde a la solicitud de la defensa del exalcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega. El abogado de Ortega presentaba la necesidad de su declaración por su papel como presidente del PP de Madrid (1993-2004) y por haber sido coordinador nacional de varias campañas electorales del Partido Popular.


El tribunal aceptaba la petición por mayoría pero no por unanimidad. El presidente del mismo, Ángel Hurtado, no estaba de acuerdo con la testifical al considerar que no serviría para esclarecer ningún hecho, basándose para ello en que el testimonio de Esperanza Aguirre no aportó “nada nuevo de relevancia”.


La decisión todavía no es firme y cabe recurso de reposición en un plazo de tres días desde su notificación. La Sala de lo Penal ha decretado finalmente el 26 de julio como la fecha en la que García-Escudero deberá sentarse en la silla de la Gürtel tras la "comunicación de la directora del Gabinete de Presidencia del Senado".


En un principio el tribunal había programado el 19 de julio como el día de su citación. No obstante, dada su posición institucional, el testigo ha podido acogerse al artículo 703 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que establece que la comparecencia no puede perturbar "el adecuado ejercicio del cargo". 



García-Escudero declara de nuevo por la financiación ilegal del PP


El presidente del Senado no es la primera vez que declara ante la Justicia por la presunta financiación irregular del PP. García-Escudero ya lo hacía en mayo de 2013, aquella vez desde su despacho oficial en la Cámara Alta, en el marco de la causa judicial conocida como los ‘Papeles de Bárcenas’.


En esta pieza separada, que investiga la caja B del PP, reconocía haber percibido sobresueldos de unos 4.200 euros entre 1999 y 2003. Pío García-Escudero mantenía que ese dinero se correspondía a las funciones que desempeñaba en el Grupo Popular en el Senado y que lo había tributado a Hacienda.


El popular admitía también haber recibido en el año 2000 un préstamo del PP por valor de 24.000 euros para reformar su vivienda madrileña tras sufrir un atentado de ETA.


   ​El presidente del Senado se suma a la lista de testigos de la Gürtel
   Rajoy se queda sin plasma

Comentarios