​Los independentistas presionan por Twitter a Catalunya en Comú por su 'no' al referéndum

|


Domnech 2


El sábado los comuns se reunían para decidir qué papel tendrían de cara al referéndum del 1 de octubre. Del encuentro de la Coordinadora Nacional salía a la luz que el partido no colaborará con el 1-O entendiéndolo como una verdadera consulta independentista. Los comuns rechazan, por el momento, hacer campaña para llamar a la participación y defenderán el referéndum como una movilización.



La decisión de CatComú ha revolucionado a las filas independentistas que estos días realizan declaraciones en los medios de comunicación y tienen Twitter invadido de mensajes contra los comuns. Los unionistas se mantienen más tranquilos pero piden más contundencia al partido que lidera Colau y Domènech. La hoja de ruta de Catalunya en Comú no satisface a ninguno de los dos bandos. El más activo es, sin duda, el del pro referéndum.


Junqueras, líder de ERC y vicepresidente del Govern, en una entrevista para La Xarxa afirmaba que la postura de los comuns “es lamentable”. El político republicano aseguraba que no es posible que hablen de “forma explícita de democracia” y al mismo tiempo “no hagan todo lo está a su alcance” para estar del lado de ella.



Gabriel Rufián, más ácido en sus declaraciones, arremete contra los comuns a través de Twitter y no deja títere con cabeza. El republicano sentencia que el portavoz de Catalunya en Comú, Joan Coscubiela, ya ha tocado fondo. A Colau le recuerda que tampoco hay garantías de coger dignamente el metro un lunes por la mañana” y avisa a Alberto Garzón de que la moción de censura tampoco soluciona el problema y que “por tanto no se puede apoyar”.






También el presidente del grupo parlamentario de JxSí ha dejado su impresión en las redes sociales para criticar a Lluís Rabell, presidente de Catalunya Sí Que Es Pot. Jordi Turull ha pedido en Twitter con ironía que el PP le devolviese su teléfono móvil y dejase de enviar mensajes desde su perfil ya que él prometió “radicalidad democrática”.



Independentistas y constitucionalistas quieren llevarse a los comuns para su terreno pero la posición que adoptan por el momento es la neutralidad. Podem Catalunya hará campaña a favor de la movilización mientras que Catalunya en Comú se mantiene al margen. La decisión de los morados no ha gustado a la dirección estatal y Pablo Iglesias llegaba a decidir que si él fuese catalán no votaría en el referéndum (declaraciones que desacreditaban al líder de Podem, Dante Fachin).



Los comuns no serán parte activa del referéndum pero sí apoyarán cualquier movilización. Algunos de sus dirigentes incluso irán a votar el 1-O pero nada más. Es el único apoyo que pueden ofrecerles los comuns a Junts pel y la CUP. Parece que las presiones no dan los resultados deseados por los defensores del Procés


   ​PDeCAT ataca a los comuns por el referéndum
   ​Catalunya en Comú se aleja de la hoja de ruta del 1-O

Comentarios