​La Moncloa avisa a los ayuntamientos catalanes: el 1-O es ilegal

|


Ayuntamientos


Las cartas son ya una tendencia en todo lo relacionado con el Procés. La Generalitat ya ha enviado las suyas a la Moncloa, a la Comisión de Venecia, a sus embajadas y al Congreso. Por su parte desde Madrid han hecho lo propio con el Govern de Catalunya y ahora también con los ayuntamientos, diputaciones y consejos comarcales catalanes.


El secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, envía más de 1.500 misivas a funcionarios y secretarios municipales para advertirles sobre el referéndum. En el escrito les recuerda que el 1-O es ilegal y que ellos tienen la obligación de cumplir con la legalidad constitucional y estatutaria.


Bermúdez señala que el Tribunal Constitucional prohíbe expresamentela continuación del denominado proceso constituyente en Catalunya y de cualquier acto preparatorio de dicho referéndum”, y solicita su cooperación para “asegurar dicho cumplimiento” y garantizar “el adecuado destino de los fondos públicos”.


El número dos de la ministra Soraya Sáenz de Santamaría les avisa de que la “Generalitat quiere descargar en los ayuntamientos gran parte de su responsabilidad en la organización” de la consulta ilegal del 1 de octubre. Les ofrece “toda su colaboración y apoyo” frente a eventuales dudas o incertidumbres que pueden surgir en torno al desarrollo de sus funciones.


El pasado sábado los ayuntamientos participaban en un acto de apoyo al referéndum de Puigdemont. Más del 50% de los municipios estaban representados por cargos políticos que presentaron su compromiso con el 1 de octubre. Tras este evento La Moncloa decide enviar una carta a interventores y funcionarios municipales. El Gobierno central presiona a los ayuntamientos: el 1-O es ilegal


   ​Más de 500 alcaldías de Catalunya apoyan el referéndum de Puigdemont
   ​ANC e Intersindical-CSC asesorarán a los funcionarios ante la “política inquisitorial” por el 1-O
   Funcionarios de la Generalitat interrogados sobre el referéndum por la Guardia Civil