​Los abonados a plataformas de pago podrán utilizar su suscripción en cualquier lugar de la UE

|


Televisin


Plataformas como Netflix, Movistar Plus u Orange deberán cumplir con esta normativa comunitaria

Ayer día 30 se ha publicado el Reglamento 2017/1128 del Parlamento Europeo y del Consejo de 14 de junio de 2017, relativo a la portabilidad transfronteriza de los servicios de contenidos en línea en el mercado interior. Aunque ya está en el DOUE su aplicación será efectiva el 20 de marzo de 2018.


Con esta norma se pretende hacer efectivo un mercado único, un espacio sin fronteras interiores, para consumir los "servicios de contenidos en línea portables" que se hayan contratado en su estado miembro, tales como música, juegos, películas, programas de entretenimiento o acontecimientos deportivos,…en cualquier lugar del territorio comunitario sin ningún tipo de limitación.


Hasta ahora las licencias de uso o de retransmisión de contenidos se han concedido para un territorio en concreto, o también ocurría que el prestador decidía dirigirse al mercado de un territorio determinado. Eso no permitía disfrutar al consumidor de los servicios contratados fuera de su país de origen.


El derecho que el consumidor adquiere con esta norma es la posibilidad de disfrutar de estos servicios en el mismo tipo y número de dispositivos, para el mismo número de usuarios y con la misma gama de funcionalidades que hubiera contratado en su país. Y el uso de estos servicios se considera realizado en el propio estado de origen aunque el consumidor este en otro estado miembro.


La norma establece una obligación para las plataformas en este sentido, por lo que es una obligación vinculante para ellas que las partes en un contrato no pueden excluir, establecer excepciones o modificar sus efectos. Por tanto toda cláusula en un contrato que contemple barreras para el disfrute de este tipo de contenidos no será aplicable.


El servicio además no podrá comportar un coste adicional para el consumidor, cuestión que no tiene que ver con el pago de tarifas a los operadores de las redes de comunicaciones electrónicas empleadas para acceder a dichos servicios, que sí puede comportar un coste para el abonado.


Por otra parte la norma no exige que los prestadores garanticen una calidad superior a la disponible por medio del acceso en línea local elegida por el abonado mientras se encuentra temporalmente en otro estado miembro. La plataforma o prestador no sería responsable si el operador local ofrece al consumidor una calidad inferior. Cuestión distinta es que se hubiera obligado a dar una calidad determinada, ante lo cual el consumidor podría exigir que lo garantizado se cumpliera. 


   ​Las bajadas de IVA más relevantes de los Presupuestos Generales del 2017