La Generalitat inspecciona el estado de la iglesia de la Sagrada Familia de Castellbell i el Vilar

|


Iglesia


Hace una semana publicábamos las quejas de los habitantes de Castellbell i el Vilar ante el abandono de la iglesia de la Sagrada Familia, edificio modernista declarado Bien Cultural de Interés Local (BCIL) y con una historia muy viva para su pueblo. La Asociación de Vecinos de la Bauma lanzaba una campaña de firmas, todavía abierta, a través de la página change.org para exigir la restauración de la iglesia a la Generalitat y al obispado de Vic. Después de meses de lucha, sus plegarias podrían ser escuchadas.


La semana pasada técnicos de la Generalitat de Catalunya, concretamente del departamento de Patrimonio, se acercaban a Castellbell i el Vilar para inspeccionar el estado de la iglesia de la Sagrada Familia. Se encuentran ahora en vías de elaborar un informe para dar cuenta de cómo se debe realizar la restauración del bien inmueble, propiedad del obispado de Vic.


Tanto desde el Ajuntament como desde las asociaciones de carácter civil se ha solicitado en varias ocasiones al obispado que actúe para evitar el deterioro de este edificio, pero parece que por el momento no están por la labor. Según fuentes municipales la “rapidez no es una de las virtudes” de la parte eclesiástica.


El Consistorio municipal, que no tiene potestad ni para reformar ni para decidir cómo se reforma, se dedica a actuar como impulsor y como mediador entre el obispado y la Generalitat. Valoran positivamente la visita de los técnicos como punto de partida. En este sentido destacan que es importante que se pueda redactar un proyecto de consolidación integral y que se está estudiando la posibilidad de contar con alguna subvención.


Los vecinos de Castellbell i el Vilar están más cerca de poder disfrutar de esta joya arquitectónica. La intención del Ajuntament y de la sociedad civil pasa por recuperar este edificio y que continúe formando parte de la vida de los habitantes del municipio como espacio útil para las comunidades vecinales.


La iglesia de la Sagrada Familia es un patrimonio que no se puede perder. Forma parte de la historia del pueblo. Pueblo que, piedra por piedra, puso todo su esfuerzo para levantar no ya un edificio religioso sino un símbolo de unión y trabajo. Un tesoro modernista que vale todavía más por lo que significa para sus gentes.


   ​Vecinos de Castellbell i el Vilar denuncian el abandono de una joya arquitectónica