​La Izquierda Unida honesta: la estabilidad del bipartidismo y la invisibilidad del partido

|


IUyPodemos


Izquierda Unida acusa la invisibilidad, el repunte del bipartidismo y la falta de identificación por parte de las clases populares. Estas son las conclusiones que se extraen del informe presentado ante la militancia por el coordinador federal del partido, Alberto Garzón. La alianza con Podemos es incuestionable pero ésta hace más invisible a IU desde la lógica mediática.


El partido liderado por Garzón presenta su rendición de cuentas de manera honesta y realista, así lo defiende el líder de IU. Desde la dirección de Izquierda Unida no van a negar la existencia del debate interno y mediático relacionado con la alianza con Podemos. Alberto Garzón destaca esta “unidad popular” desde la “pata electoral” y desde la “social”.


La dirección no cuestiona la unión pero sí la forma. El coordinador federal defiende que es necesario superar “la liturgia de las siglas” por un objetivo común, pero reconoce hay que analizar la situación actual de su alianza. En este sentido señala la importancia de identificar quién propone qué, es decir, identificar el perfil propio de cada organización.



Garzón manifiesta que Izquierda Unida ha tenido siempre problemas de visibilidad pero cree necesario que para fortalecer la alianza debe permanecer su propia identidad. Defiende esta idea, no por ser “obsesivos” ni “fetichistas” de la marca, sino “porque creemos que puede haber en nuestro país sectores de la sociedad que se referencian mucho más en IU que en nuestros aliados”.



La dirección hace análisis de conciencia e identifica como uno de sus problemas la falta de conexión con las clases populares y la institucionalización del partido, consecuencia en parte de su alianza electoral con Podemos. En este sentido señala que deben tomar medidas para recuperar la calle a medio y largo plazo con campañas como la de ‘Que no te jodan la vida’, dirigida a la lucha contra la precariedad. La estrategia del partido será, según Garzón, “dejar de institucionalizarnos” y colocarnos más “hacia un movimiento social”.



El diagnóstico político de Izquierda Unida


La cura de humildad de Izquierda Unida implica reconocer que la realidad política se dirige en Europa hacia la extrema derecha y el neoliberalismo, y en España hacia la estabilidad del bipartidismo. Como diagnóstico el coordinador federal afirma que la fase de capitalismo actual debe “hacer reflexionar” a la izquierda.


En cuanto a España cuestiona la crisis del régimen, que tras unos años en capa caída, han vuelto a resurgir no solo estabilizándose, sino alcanzando “cierto repunte”. Alberto Garzón advierte del giro cultural hacia las vertientes conservadoras por parte de los ciudadanos que asumen el discurso de la salida de crisis presentado por el Partido Popular, y no se sienten identificados con las corrientes de izquierdas.


Garzón cuestiona el nuevo papel del PSOE. El líder de IU afirma que no “está claro” que va a suceder ahora con el partido socialista y destaca que en los últimos días la “ambigüedad” ha sido la posición tomada por la nueva dirección. El coordinador federal mantiene que es difícil saber todavía que Pedro Sánchez es el que se presenta ante ellos: si el de Salvados o el que pacta con Ciudadanos. El republicano conserva el beneficio de la duda sobre el socialista, pero mantiene el escepticismo.



   ​Izquierda Unida pide que se investigue en el caso de la caja B del PP el video-chantaje a Rajoy
   ​El PSOE quiere volver a ser el partido de la izquierda
   ​Podemos y PSOE dispuestos a entenderse