​La Generalitat acepta aplazar la reunión de la Junta de Seguridad de Catalunya

|


Mossos


La semana pasada los protagonistas mediáticos eran los Mossos d’Esquadra y por dos motivos: la convocatoria de 500 plazas por parte de la Generalitat y que rechazada Hacienda, y la decisión del ministerio de Interior de dejar fuera de la Europol a la policía catalana. Estas noticias provocaban un gran revuelo en el Govern que aprovechaba para denunciar que, en ocho años, no se había convocado la Junta de Seguridad de Catalunya por culpa del Gobierno central.


Ayer el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunciaba la convocatoria unilateral de la Junta para el 3 de julio. Puigdemont defendía que no tenía “más remedio” y que poseía la “potestad de convocarla” ante la negativa del Estado. El líder del Govern aseguraba que todas las fechas propuestas al Gobierno central habían sido rechazadas: "no ha habido manera en ocho años de convocar la Junta".


El anuncio de Puigdemont parece haber surtido efecto en el ministerio de Interior. Juan Ignacio Zoido envía una carta este miércoles al conseller de Interior, Jordi Jané, explicándole que no puede acudir al encuentro porque tiene una reunión del G-4. En el escrito afirma que se enteró de la fecha por los medios de comunicación y que carece de sentido celebrar la Junta si no pueden acudir “todas las partes”.


Zoido pide al Govern que se reconsidere la fecha ya que asegura es “imprescindible” que alcancen un acuerdo en materia de seguridad. Jordi Jané valora positivamente que el ministro considere indispensable la convocatoria de la Junta y acepta retirar la convocatoria para el 3 de julio. No obstante subraya la necesidad de encontrar pronto el día para reunirse en el plazo de tiempo más breve posible.

 

   ​El Gobierno central aprieta a los Mossos d’ Esquadra