​Ciutat Vella: el centro del ruido

|


Ramblas


El 78’1% de los vecinos y vecinas del distrito de Ciutat Vella consideran que en su barrio hay mucho ruido. Así lo constata un estudio encargado por el Ajuntament de Barcelona a la Agència de Salut Pública de Barcelona. Ciutat Vella ocupa el primer puesto en lo que se refiere a las zonas más ruidosas de la Ciudad Condal.


Todos los sonómetros de la zona elevan los decibelios por encima de los umbrales de ruido. La situación empeora las noches del fin de semana donde se registran los niveles más altos de presión sonora, sobre todo, en las zonas colindantes a las Ramblas. El carrer d’Escudellers es la el más perjudicado por el ruido. Los vecinos y vecinas que viven en estos barrios son los más expuestos a la contaminación acústica y los más que tienen mayores probabilidades de desarrollar efectos en la salud.


El informe ‘Estudio de valoración del impacto del ruido procedente de actividades relacionadas con el ocio nocturno sobre la salud de las personas en Ciutat Vella’ supone la “primera radiografía” que realiza el Consistorio con la finalidad de paliar “uno de los problemas más graves que afecta a la salud y a la calidad de vida de las personas que viven en las ciudades”.


Sin lugar a dudas la causa principal del ruido es el turismo. Todos los grupos de discusión que han participado en el estudio identifican esta actividad como la principal fuente generadora de molestias tanto por los pisos turísticos como por su comportamiento en relación al ocio.


Otros motivos son: la aglomeración de personas en el espacio público, la acumulación de bares y locales de ocio, el comportamiento indebido de algunas personas, el uso de monopatines y skates, la música o eventos en la calle, las brigadas de limpieza y los vehículos de carga y descarga.


El Plan de Usos del Ajuntament de Barcelona


Los altos niveles de ruido determinan la necesidad de implementar medidas para reducir el ruido puesto que existe una clara evidencia de riesgo para la salud asociado a la cantidad de personas expuestas y al elevado nivel acústico del distrito.


En este sentido el informe pretende servir para crear el nuevo Plan de Usos del Ajuntament de Barcelona por medio de un proceso participativo que adecue el espacio urbano a los vecinos y vecinas y no a la inversa. El Govern municipal tiene la voluntad de conseguir su aprobación inicial en septiembre y la definitiva a finales de este año o principios del siguiente.


Más allá del Plan de Usos el Ajuntament de Barcelona ya se encuentra en la línea de paliar la contaminación acústica. En el caso del carrer d’Escudellers, una de las calles más perjudicadas, se implantará en la zona una reorganización en los servicios de recogida de residuos para evitar molestias a los vecinos. Esta reestructuración se pondrá en marcha el 12 de junio y a partir del 26 se empezará a sancionar a todos los que no cumplan lo estipulado.


Por otra parte el Govern municipal ya está impulsando diferentes actuaciones para reducir el ruido en el distrito. Entre ellas el refuerzo de educadores ambientales de noche y agentes cívicos. Además dentro del Plan de Barrios del Gòtic Sud y Raval Sud se llevan a cabo medidas anti-ruido con ayudas para paliar el malestar en el ámbito doméstico por medio de subvenciones para la sustitución de elementos de cierres como ventanas.


   ​Barcelona refuerza su “policía turística”