​La niña bonita de Montoro es aprobada por el Congreso

|


Montoro


España ya tiene casi nuevos presupuestos. Cinco meses después de haber empezado el 2017 el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, disfruta al ver aprobadas sus cuentas para el Estado, partidas a las que solo les quedan de vida siete meses y que deben pasar ahora por el Senado. En la Cámara Alta no habrá problemas puesto que los populares gozan con una cómoda mayoría.


El PP ya sabe lo que es sudar la gota gorda para conseguir aprobar con un Gobierno en minoría unos Presupuestos Generales del Estado. Para ello ha tenido que negociar el ‘cupovasco con el PNV, aprobar enmiendas de Foro Asturias y soltar en torno a 153 millones de euros a Canarias para conseguir en las últimas semanas el voto de Pedro Quevedo, el último voto.


Con el apoyo inicial de Ciudadanos, UPN y Coalición Canaria, los acuerdos del PP conseguían sumar el respaldo a las cuentas de Foro Asturias, PNV y Nueva Canarias. El voto 176, el de Pedro Quevedo, era el más difícil de conseguir pero finalmente se llegaba a buen puerto.


La dificultad de este miércoles se encontraba en posibles fallos o ausencias. Los del sí no podían equivocarse ni ausentarse pues un fallo en cualquier votación podía suponer que se tumbase el conjunto de los Presupuestos. El Gobierno necesitaba los 176 votos a favor para la aprobación de sus cuentas porque de no ser así el Congreso se los devolvería de nuevo. De este lado nadie faltó y nadie falló. Todo había salido bien para el PP y mal para los contrarios a la niña bonita de Montoro.


En el bando del no estaban los diputados de PSOE, los de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, los de ERC, los de Compromís y los de Bildu. Nada han podido hacer para evitar que estos presupuestos fueran aprobados. En esta bancada había más margen para fallar puesto que los que tenían la sartén por el mango y la presión eran los partidarios del .


Eso fue lo que le pasó a Pablo Iglesias. El líder de Podemos se equivocaba al votar a favor de las cuentas del ministerio de Educación, Cultura y Deportes lo que suponía las risas de los populares y los aplausos a Méndez de Vigo. Minutos después volvía a fallar Iglesias, esta vez parece que de manera intencionada, sobre las cuentas de la cartera de Asuntos Exteriores y de Cooperación lo que provocaba las carcajadas también de los diputados de Unidos Podemos.


La votación que más se ha reproducido en estos presupuestos tanto en la tanda de la mañana como en la de la tarde ha sido un 176 frente a 172 con 348 diputados presentes. Casi un pleno al quince en el hemiciclo que solo ha tenido las ausencias del socialista Gregorio Cámara y del morado Pedro Arrojo, ambos causaron baja por el fallecimiento de un familiar directo.





Montoro consigue aprobar sus cuentas. En la última votación los populares, eufóricos, se levantan a aplaudir a su ministro de Hacienda. Finalmente el Pleno ha aprobado los primeros presupuestos del Gobierno en minoría del PP y para ello han necesitado llegar a acuerdos y pactos con los partidos más predispuestos. Tras la aprobación del Senado habrá que ver si las partidas acordadas se las lleva el viento o se traducen en hechos.



   Los PGE serán aprobados gracias al voto de Pedro Quevedo
   ​Pedro Quevedo protagoniza “El último voto” en los PGE de 2017
   ​Las CCAA en pie de guerra contra los Presupuestos Generales del Estado

Comentarios