​El fiscal concluye que el Palau era la “cañería” por la que pasaba el caudal de Ferrovial a CDC

|


FiscalcasoPalau


El fiscal anticorrupción, Emilio Sánchez Ulled, es el gran protagonista de la semana en relación al caso Palau. Sánchez Ulled iniciaba ayer la presentación de sus conclusiones finales desentrañando en una primera sesión el metódico expolio de la entidad musical llevada a cabo por su entonces presidente, Fèlix Millet, y por su mano derecha, Jordi Montull. En su segunda exposición, realizada hoy, centra su atención en demostrar la existencia de presuntas comisiones ilegales del 4% pagadas por Ferrovial a CDC a cambio de obras públicas.


Emilio Sánchez concluye que el Palau era una “cañería por la que transitaba el dinero” que supuestamente depositaba Ferrovial en las arcas de la entidad musical para que después terminase en los caudales de Convergència Democràtica de Catalunya. En este sentido afirma que los fondos ilícitos pasaban de la constructora a la fundación del Palau, una vez ahí se sacaban en cheques en ventanilla, después iban a parar a la Asocciació Orfeó Català y allí desaparecían.


El fiscal detalla que Ferrovial destinó desde 2001 a 2011 un total de 11 millones de euros al Palau de la Música. Una cifra que califica de sorprendente ya que, si bien actuaba como patrocinador de la entidad musical, en esos años no hay ni un solo patrocinio de la empresa que se asemeje a esa cantidad. Sánchez Ulled no niega la existencia de tal contrato porque “lo había”. No obstante considera que la actividad consistía en que “aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el grueso de la aportación económica de Ferrovial se viste de patrocinio cuando no lo es y nunca lo ha sido”.


Para demostrar su tesis se basa en diversos documentos que constituyen “cócteles perfectos porque tienen todos los ingredientes”. Ha intentado demostrar cómo se desarrollaba el viaje del dinero a través de un detallado repaso de la documentación existente que “corrobora” las confesiones de Millet y Montull sobre las comisiones que cobraba Convergència Democràtica de Catalunya por parte de Ferrovial.


Personajes clave de CDC en el caso Palau: Carles Torrent y Daniel Osácar


El fiscal determina que el partido contó para su presunta actuación ilícita con la “inestimable colaboración” del expresidente del Palau y su número dos que además recogían también su parte a modo de cobro de servicios prestados. 


En la documentación expuesta por Sánchez Ulled aparece el nombre del extesorero de CDC, Carles Torrent, en numerosas cartas y archivos que se hallaron en el Palau. En los papeles posteriores a 2003 el personaje que aparece constantemente” se llama Daniel, nombre que el fiscal considera que se trata de Daniel Osácar, sucesor de Torrent en el cargo de tesorero del partido.


Entre los documentos de la causa el fiscal destaca una carta que Buenaventura envío a Millet en la que le socilitaba realizar “un esfuerzo y presión” para lograr adjudicaciones y un documento en el que se observa como se realizaba el reparto mensual de las comisiones: un porcentaje para Daniel (Daniel Osácar), otro a GPO (correspondiente a Millet y Montull) y uno residual a la fundación del Palau.


En relación a la implicación de los tesoreros del partido Emilio Sánchez Ulled subraya que "a nadie se le puede escapar" que un tesorero no actúa solo sino que se trata del "gatillo de la pistola". Cabe recordar que el fiscal decidió acusar en su día solamente Osácar y al partido como entidad pero que dejó al margen a otros cargos de CDC, incluido Torrent (ya fallecido). En cuanto a esto explica que su decisión se basó en no acusar por acusar sino en quedarse con aquello que pueda demostrar”. 


   ​El fiscal del Palau determina que Millet y Montull robaron más de 22 millones de euros
   ​Hacienda sitúa en 5,9 millones de euros la cantidad que Ferrovial pagó a CDC
   ​El Palau y la estructura de la corrupción

Comentarios