​El Govern anuncia que el diálogo por el referéndum está “en vía muerta”

|


Reuninporelrefrendum


Tras la última y parece definitiva negativa de Mariano Rajoy sobre el referéndum catalán el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dado el primer paso. Se acabó el diálogo. La negociación con el Estado está en “vía muerta” según señala la portavoz del Govern, Neus Munté.



El líder catalán convocaba una reunión entre los partidos afines a la consulta para intentar alcanzar cierto consenso entre ellos sobre la cuestión. Al encuentro, celebrado este lunes, asistían miembros del Govern, de la CUP, del PDeCAT, de ERC, de Podem, de Demòcrates y de MES. Catalunya en Comú, el nuevo nombre de los ‘comuns’, decidía no acudir a la reunión por considerar que el espacio adecuado para debatir sobre la consulta es el Pacte Nacional pel Referèndum.



Tras la reunión Neus Munté, consellera de Presidencia, realizaba una valoración sobre la situación. La portavoz aseguraba que el encuentro se había tratado de “un intercambio de opiniones” y que no se habían tomado decisiones concretas. La política anunciaba que próximamente se celebrarán nuevas convocatorias hasta que se decida la fecha y la pregunta. En cuanto al calendario para el referéndum mantenía que se dará el día en un periodo de una o dos semanas ya que consideran que ha llegado el “momento en que la constatación de la negativa rotunda del Gobierno es evidente y no puede frenarnos”.



La portavoz del Govern aprovechaba para criticar que la “vía muerta” de la negociación era únicamente responsabilidad del Gobierno del PP y señalaba que es el Estado quien rechaza el diálogo y no la Generalitat. Munté reprendía a Mariano Rajoy por situar como única respuesta la asistencia de Puigdemont al Congreso de los Diputados. En este sentido alegaba que esta invitación es una muestra y la “mejor definición de vía muerta”, puesto que se pide al presidente de la Generalitat que vaya a la Cámara Baja y al mismo tiempo se dice que el referéndum es innegociable.



Munté también cargaba contra Catalunya en Comú, partido que lidera Domènech y Colau, por no asistir a la reunión. La consellera de Presidencia afirmaba que los ‘comuns’ se había “autoexcluido” y que sus explicaciones para no acudir al encuentro era “excusas”. Además lamentaba que Domènech sea partidario de que Puigdemont vaya al Congreso y no haya querido ir a la Generalitat a escuchar al presidente de la Generalitat.


La reunión simbólica organizada por Puigdemont no parece haber servido para unir a los partidos independentistas. De momento el consenso que buscaba el presidente de la Generalitat no ha llegado a buen término. Por lo menos parten de un punto en común: todos quieren celebrar el referéndum. En lo que difieren es en el cómo hacerlo. 


Veremos si en las próximas convocatorias llegan a alcanzar algún acuerdo. Parece evidente que el diálogo es difícil para los que están en contra y a favor de la consulta pero no se presenta más fácil, visto lo visto, para los que comparten mesa por el sí.


   ​Santamaría acusa Puigdemont de hacerse la víctima y de tener el ojo en las elecciones
   ​El Govern podría fijar fecha y pregunta como máximo en un plazo de dos semanas