​Santamaría asegura que el Estado “tiene el poder para evitar el referéndum”

|


PuigdemontySantamara


El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se encuentran en el acto de entrega de becas por parte de La Caixa en Barcelona. Los líderes políticos no se dirigen la palabra. Los reclamos de diálogo por ambas partes quedan públicamente reflejados en este encuentro en el que Santamaría y Puigdemont se miran pero no se tocan.



La vicepresidenta ha querido aprovechar su participación en este acto para lanzar una advertencia al President: “la democracia tiene el poder para evitar el referéndum”. Santamaría responde así ante los medios a las palabras del dirigente catalán ayer en Madrid y en las que aseguraba que el “Estado no dispone de tanto poder para impedir tanta democracia”.


La ministra de Presidencia y Administraciones Territoriales ha querido recordarle también que cuando se habla del Estado español se habla de democracia porque así lo decidieron los españoles en 1978 y ha asegurado que cuando uno no entiende la ley o el estado como democráticos puede decidir una declaración unilateral de independencia.


La política popular acusa a Puigdemont de no ser sincero al mantener que “no se puede pedir diálogo cuando se está trabajando en secreto en un plan de independencia” y dice mostrarse sorprendida ante el afán de hablar de un Govern que afirma que el referéndum se hará de cualquier manera.


Santamaría considera que la conferencia de ayer no es el escenario adecuado para negociar y vuelve a emplazar a la Generalitat a acudir al Congreso a explicar su propuesta. Para ella rechazar esta invitación demuestra que la postura del Govern es la menos sincera” que ha visto “en los últimos años” y subraya que el pacto no debe ir de la mano de las “imposiciones” sino de los argumentos.



Santamaría y Puigdemont juntos pero no revueltos en el acto presidido por los Reyes de España en el que se entregaban las becas de La Caixa. No se dirigen la palabra y no se miran ni siquiera sin querer. El diálogo entre la Generalitat y el Estado, aunque ellos estén cerca, está cada vez más lejos.



   ​Puigdemont advierte de que se agota el tiempo para alcanzar un referéndum pactado
   ​La Generalitat prepara la independencia unilateral en el caso de no haber referéndum
   Puigdemont rechaza ir al Congreso hasta que no haya acuerdo sobre el referéndum

Comentarios