Puigdemont rechaza ir al Congreso hasta que no haya acuerdo sobre el referéndum

El Gobierno invita a Puigdemont a explicar el referéndum en el Congreso
|


SantamarayPuigdemont


Puigdemont pedía hace unos meses el antiguo Salón de Sesiones del Senado para hablar del referéndum. Su solicitud era rechazada y le invitaban a ir a la Comisión General de Comunidades Autónomas. Al presidente de la Generalitat le parecía poco por lo que declinaba la invitación y decidía buscarse otro lugar. El espacio decidido finalmente y en el que estará el 22 de mayo en la capital será la Caja de la Música del Ayuntamiento de Madrid.


El líder del Ejecutivo catalán ha tardado en pronunciarse tras el emplazamiento formal del Gobierno central para que acuda al Congreso de los Diputados a debatir sobre el referéndum. Carles Puigdemont se muestra satisfecho ante la invitación de Santamaría para acudir a la Cámara Baja no por disponer de un nuevo espacio para hablar de la consulta independentista sino porque el Gobierno reconoce así “la posibilidad de un referéndum de autodeterminación” de Catalunya.


Puigdemont quería que lo escuchasen en Madrid y ahora podría ser que incluso lo escucharan en el Congreso de los Diputados. La vicepresidenta del Gobierno, ministra de Presidencia y de Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, invitaba esta mañana públicamente al presidente de la Generalitat a la Cámara Baja. Sin embargo en este momento la opción ya no es suficiente para Puigdemont.


El líder catalán afirma que primero va el acuerdo por el referéndum y que luego viene acudir a las cámaras legislativas. En palabras del presidente: “el Govern está dispuesto a negociar” y en caso de acuerdo “los dos gobiernos lo someterán a los respectivos parlamentos”.



La invitación de Soraya


A tres días de la celebración de la conferencia sobre el referéndum que está previsto que ofrezca Puigdemont, Junqueras y Romeva en Madrid, Santamaría realizaba hoy esta invitación al Congreso para que el presidente presente sus demandas por los “cauces democráticos”. La vicepresidenta dice que una sala municipal no es el lugar adecuado para abordar la cuestión y asegura que nadie del Gobierno acudirá a su llamada.


La decisión de emplazar formalmente a Puigdemont descansa en la unanimidad, según fuentes gubernamentales, de los miembros del Consejo de Ministros (todos menos Fátima Báñez y Montserrat Dolors que no se encontraban en la reunión previa a la rueda de prensa de Santamaría). La invitación ha sido decidida después de analizar un informe con las “exigencias” de Puigdemont para “negociar” el referéndum. Todos han acordado que la única vía para tratar la consulta catalana es la parlamentaria.


La política popular ha querido recalcar que la posición del Gobierno sigue siendo firme y “muy clara”: ellos defienden la unidad de España y la soberanía nacional del pueblo español. Ha señalado que para realizar el referéndum Puigdemont deberá lograr una reforma constitucional y que solo si lo aceptan los ciudadanos y las Cortes Generales podrá realizarse la consulta. 



La vicepresidenta decía en ese momento que la pregunta era saber si Puigdemont estaría “dispuesto a plantear su propuesta ante las Cortes”, que al entender de Santamaría es “la forma de debatir en una democracia consolidada”. Parece que ya tiene su respuesta. Puigdemont no irá al Congreso hasta que no se pacte el referéndum. 


Govern y Gobierno siguen sin entenderse ni siquiera para hablar o aceptar invitaciones de uno u otro bando. Son un matrimonio condenado al fracaso. Dos no pelean si uno no quiere y dos no pactan si uno no quiere. La Operación Diálogo tiene cada vez menos de diálogo y más de operación.


   ​Puigdemont hablará del referéndum en Madrid el 22 de mayo

Comentarios