​Informes del edificio desalojado de Carrer Llull no consiguen revelar la causa de los daños

|


HotelesDiagonalMar


En el mes de marzo vecinos de tres edificios del carrer Llull tuvieron que abandonar sus casas ante la posibilidad del desplome de una de las construcciones. Una grieta en crecimiento mantenía intranquilos e inseguros a sus inquilinos. Tras los análisis urbanísticos pertinentes pudieron volver a sus casas. El Ajuntament anuncia ahora los resultados de los informes relacionados con las causas que provocaron el incidente.


Los estudios encargados para analizar los daños estructurales dicen que se trata de un problema local y no global de la zona de Poblenou, pero no han podido determinar las causas concretas que ha producido la pérdida de tierra de los cimientos, provocando un socavón de unos 50 centímetros y una grieta que afectó a dos paredes de carga. Señalan que los análisis topográfico y freático no indican que haya movimientos significativos del subsuelo e informa de que el agujero puede haber existido desde hace décadas.


El Ajuntament de Barcelona subraya que los estudios presentan que “en ningún caso” hay evidencia de que el socavón se “haya producido por las obras del entorno ni por fugas del alcantarillado o de acometidas de agua”. El Consistorio pretende así quitar responsabilidad a las obras de dos hoteles que se estaban construyendo en un solar frente a estos edificios y que se paralizaron para investigar las causas. No obstante los informes indican también que “las vibraciones” por estas construcciones hoteleras “podrían haber forzado el colapso de una estructura previa en mal estado o en equilibrio frágil”.


El Ajuntament estudiará un plan de inspección de las obras


El Ajuntament de Barcelona no da por finiquitado el asunto asegurnado que llegará “hasta el final” y encargará nuevas investigaciones para esclarecer el incidente que obligó al desalojo de los vecinos. Avanza que estudiará la creación de un plan de supervisión e inspección de las obras realizadas en la ciudad para garantizar “el cumplimiento de las condiciones de las licencias”.


Está previsto que se empiece a aplicar este plan a partir del mes de septiembre. El despliegue se llevará a cabo en el distrito de Sant Martí, en la zona de Poblenou y en 22@, lugares donde en los últimos meses se ha incrementado considerablemente la actividad constructiva.


El plan pretende aumentar el control sobre las obras que se desarrollan en la ciudad y servir para revisar las condiciones generales de las licencias con el fin de actualizarlas y completarlas. La voluntad de esta iniciativa es asegurar que las tareas de construcción cumplan “con el máximo rigor y seguridad”.