​Rajoy niega el chantaje destapado en el caso Lezo

|


MadridyPP


Nuevo capítulo destapado por el caso Lezo. ‘El Español’ hace pública esta mañana la conversación que mantuvo el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, con el exministro Eduardo Zaplana en la que el preso popular explica cómo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue objeto de chantaje.


Según este diario en la charla González cuenta como el líder popular recurrió a Bárcenas para solucionar el problema y pagar al empresario que tenía en su poder un video en el que se confesaba pagos al entonces tesorero del PP, Álvaro Lapuerta. Las palabras de Ignacio González era las siguientes: “Le soltaron pasta por la puta cinta. Para taparla”.


En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, tenía que salir al paso ante las preguntas hechas por los periodistas. Rajoy, tan previsor como intuitivo, ya había llamado minutos antes a su portavoz para que dejase claro que tal chantaje nunca existió: “rechaza profundamente que se haya producido un chantaje en estos términos”.


Méndez de Vigo salta a defender a su presidente reprobando las palabras de Ignacio González y asegurando que no se puede “hacer responsable a una persona de lo que dicen otras”. Alega que al líder del Gobierno “no es fácil chantajearle” y que no “se deja presionar de esa manera”. “Quien conoce a Rajoy”, lo sabe.


El escándalo en la gestión de las aguas del Canal de Isabel II está dando para mucho. Saltan las ranas del estanque madrileño a cada rato. El sapo (Ignacio González) luce su lengua entre conversaciones que se encuentran en manos de la Justicia y que son pruebas que le han llevado a la cárcel. Ahora el chantaje de un empresario a Mariano Rajoy que éste habría presuntamente pagado.


El Gobierno niega las palabras de Ignacio González. Una de dos: o el expresidente de la Comunidad de Madrid es un mentiroso compulsivo o es un bocazas de los buenos.





   ​El nº2 de Interior califica la reunión con el “hermanísimo” de Gónzalez como simple cortesía
   ​Esperanza Aguirre dimite por no vigilar más