​El PDeCAT inicia una campaña de donativos para pagar las sentencias del 9N

Artur Mas cobra en 2016 como expresidente 111.519'20 euros al año
|


9NyPDeCAT


El PDeCAT recauda donativos para pagar las multas y los gastos judiciales de los condenados por la consulta independentista del 9N. El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega, y el exdiputado Francesc Homs, cuentan con el apoyo moral y ahora económico del Partit Demòcrata.


Esta formación política iniciaba ayer la campaña de recaudación, a través de una cuenta corriente, para ayudar a pagar las multas y las costas judiciales, y también para hacer frente “a posibles nuevas medidas que se puedan imponer a los miembros de la Mesa del Parlament”. La iniciativa se moverá por las redes sociales y la página web del partido con la intención de transmitir a las personas inhabilitadas “que no están solas en estos momentos y que su actuación respondió al deseo mayoritario de la sociedad catalana”.


Cabe recordar que las multas impuestas a los condenados por el 9N suman aproximadamente 120.500 euros: 36.500 para Mas, 30.000 para Ortega y Homs, y 24.000 euros para Rigau.


Artur Mas como expresidente de la Generalitat: 116.000 euros brutos al año


La ley dictada en 2003, cuando dejó la presidencia Jordi Pujol, establece que los antiguos presidentes de la Generalitat tienen derecho a cobrar el 80% del salario que tenían como alto cargo durante 4 años y a una pensión vitalicia del 60% a partir de los 65 años.


Artur Mas dejaría el Govern en diciembre de 2015 con un sueldo de 136.385 euros brutos al año. En este sentido como expresidente en 2016 cobró un asignación de 111.519'20 euros como importe íntegro percibido y a partir de 2021 pasará a recibir una pensión vitalicia, si el Parlament no decide retirar la dotación por la condena del 9N, de aproximadamente 87.000 euros.


La suspensión del sueldo, tras la inhabilitación a Mas, no parece probable que se produzca por el momento dado el apoyo expreso a los condenados por el 9N por parte de Junts Pel Sí, grupo parlamentario mayoritario en la Cámara autonómica.