​Endulzar tu vida en Catalunya un poco más caro

|


Bebidaazucarada


Las bebidas azucaradas y envasadas ya tienen su propio impuesto en Catalunya. El gravamen permitirá al Gobierno recaudar una gran cantidad de ingresos. Se prevé que en un año completo consigan alcanzar más de 41 millones de euros. La Generalitat mantiene que su intención con este impuesto es mejorar la salud de los ciudadanos a través de la reducción del consumo de endulzantes como establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).


La Ley 5/2017 que recoge el IBEE (Impuesto de Begudes Ensucrades i Envasades) afecta a una gran cantidad de líquidos tales como las aguas de sabores, las bebidas energéticas, los néctares de frutas, los refrescos, las bebidas deportivas, las bebidas de y café, las leches endulzadas y bebidas alternativas a la leche, los batidos y bebidas de leche con fruta, y las bebidas vegetales. Quedan fuera del gravamen los zumos naturales de frutas, las bebidas alcohólicas, los productos alternativos a la leche sin azúcares añadidos y los productos de uso médico.


Las subidas en los precios variarán según la concentración de azúcar del producto. El tributo define dos tramos. Las bebidas con más de 8 gramos de endulzante por cada 100 ml tendrán que subir su precio 0’12 euros/litro. Los líquidos con una concentración de entre 5 y 8 gramos tendrán un sobrecargo de 0’08 euros/litro por cada 100 ml. El mecanismo establecido por la Generalitat implica también que los distribuidores (bares, súpers y tiendas) incorporen en la factura al vendedor el concepto IBEE.


   Catalunya prohíbe la entrega gratuita de bolsas de plástico en comercios