​Encuentro de vicepresidentes: Santamaría y Junqueras relajan su discurso

|


JunquerasySantamara


De vicepresidenta a vicepresidente y viceversa. Oriol Junqueras no tenía pensado acudir al acto de presentación de la candidatura de Sant Jordi a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. El Govern había decidido enviar como representante al conseller de Cultura, Santi Vila. A petición de Carles Puigdemont, Junqueras confirmaba al mediodía su asistencia. El presidente quería que el líder de ERC fuese su representante. Un tú a tú entre “vicepresis. Santi Vila se tuvo que conformar con estar entre el público.


El primero en hablar sería Oriol Junqueras. El líder de ERC hacía referencia a la festividad de Sant Jordi para lanzar un mensaje velado a Santamaría: “Sant Jordi encarna el amor por la cultura y la libertad”, valores que deberían ser compartidos por todos. Continuaría su discurso defendiendo el “compromiso colectivo” del Govern con el proceso independentista. Una obligación “con la libertad, la democracia, el referéndum y la voluntad de escuchar a todos”.


Santamaría recogería el guante replicando que “en Castilla y León, vicepresidente, también el 23 de abril celebramos la libertad”. Ahí se queda la referencia de la ministra de Presidencia a Junqueras. La vicepresidenta del Gobierno enfatizaba el apoyo del Estado a la candidatura de Sant Jordi como Patrimonio Inmaterial y prometía elevar la propuesta “a través de los conductos diplomáticos oficiales tratando de recortar su andadura”.



La rivalidad no está reñida con la educación. Junqueras y Santamaría se saludaron, hablaron un rato y aplaudieron los discursos del otro. Ambos se mostraron relajados en sus declaraciones que no fueron tan encendidas como de costumbre. 


Hubo alguna pulla que otra pero sin relevancia. Junqueras hablaba de la libertad como un valor fundamental de los humanos (dentro de esta libertad hacía referencia al referéndum) y dejaba en el aire que éste debía ser un principio defendido por todos. El revés de Soraya llegaba al final. La vicepresidenta regalaba al vicepresidente, no sin intención, el libro “La parte inventada” de Rodrigo Fresán. Junqueras recibía el obsequio pero dejaba a Santamaría sin la correspondiente rosa. La ministra tendría que conformarse con la regalada por el Gremio de Floristas.


Declaraciones destacadas de las intervenciones de Junqueras y Santamaría