​40 años del PCE: “No somos una pieza de museo”

|


PrimeraFiestadelPCE


Hoy se cumplen 40 años desde que Adolfo Suárez anunciara la legalización del Partido Comunista en 1977, en aquel momento liderado por Santiago Carrillo. En su estreno en unas elecciones generales, junio de ese mismo año, conseguía 20 diputados entre los que se encontraba el poeta Rafael Alberti y la famosa activista conocida como la Pasionaria. Fueron momentos de gloria para el Partido Comunista que ahora parece haber quedado en un segundo plano político al ser absorbido por su principal socio, Izquierda Unida.


El PCE no se resigna a quedarse en el pasado y quiere seguir construyendo su historia. “No está en el imaginario la disolución del PCE” dice José Luis Centella, secretario general del partido. La formación no tiene ninguna intención de quedar relegada a la “vitrina de la historia” y no quiere ser una “pieza de museo”. Centella avisa que no piensan disolverse ni en Izquierda Unida ni en Unidos Podemos y que el PCE continuará “activo” ya que aspiran a tener “más futuro que pasado”.


Coincidiendo con el centenario de la Revolución Soviética el PCE renovará su dirección en noviembre de este año con la misión de decidir qué papel jugará en la reconstrucción de la izquierda.


Una reivindicación al pasado: “la vitrina de la historia”


El secretario general denuncia que “algunos” quieren reescribir la historia del PCE pero recuerda que su legalización es fruto del trabajo y del esfuerzo de muchas personas que lucharon contra la dictadura franquista, y que “pagaron con años de cárcel, sufrieron represión y torturas, exilio”, e incluso pagaron con su propia vida “la defensa de la justicia y la libertad”.


No fue ningún regalo sino que fue por “méritos propios” y fruto de la conquista del PCE que ganó su legalización “en la calle, en los barrios” y con las luchas en el movimiento obrero.


Una reivindicación al futuro: “No habrá disolución”


“Como dicen en mi tierra, camarón que no se mueve se lo lleva la corriente”, dice Centella. Afirma que a ellos no se los llevará la corriente. 


El PCE ha sufrido altibajos en cuanto al número de militantes y simpatizantes. El Partido Comunista, que llegó a tener 200000 afiliados cuando se celebraron las primeras elecciones, tiene ahora 10500, de los cuales 2000 se unieron tras los comicios de diciembre de 2015.


Su alianza histórica con Izquierda Unida, tras su defensa conjunta contra la adhesión de España a la OTAN en 1986, se mantiene viva todavía hoy. En 2016 la coalición IU y PCE, liderada por Alberto Garzón, se aliaba con Podemos para presentarse juntos a las elecciones bajo la etiqueta Unidos Podemos.


“Es una gran oportunidad de enriquecerse mutuamente” y reconstruir la izquierda “desde la más amplia unidad” en lo institucional y también en lo social

Centella asegura que su partido “estará muy presente” pese a admitir que el proyecto de unidad con Unidos Podemos e Izquierda Unida tiene sus “riesgos”. El secretario general asegura que el PCE se siente cómodo e integrado en el grupo confederal Unidos Podemos pero que no piensan "disolverse" entre la formación. El partido continuará "activo" en la calle y en las instituciones.