El testamento digital continúa su camino en el Parlament

|


El conseller de Justicia, Carles Mundò, ha presentado esta mañana en el Parlament el Proyecto de Ley de voluntades digitales que regula la manera de gestionar los recursos en Internet de una persona tras la muerte. La iniciativa, tramitada de urgencia extraordinaria a petición del Govern, continuará los cauces habituales tras superar el debate sin que ningún grupo parlamentario haya presentado enmiendas de rechazo.


Este Proyecto, que modifica y añade varios artículos al Código Civil catalán, establece que se pueden ordenar dichas voluntades digitales mediante un testamento o un documento que se incluiría en un registro. Con este texto, se permite la designación de un heredero digital que se encargaría de gestionar y administrar las actividades del fallecido en Internet; este beneficiario no tendría porque ser el mismo que el heredero físico. En el caso de no disponer o no querer realizar un testamento notarial por motivos de edad o de ausencia de patrimonio, estaría a disposición de los ciudadanos un registro administrativo de voluntades digitales.


Por otra parte, la iniciativa contempla también el legado en vida por incapacidad a través del cual se permite, en los términos que se quieran fijar, la actuación del tutor o tutora en nombre de la persona que vea modificada su capacidad. El articulado incluye medidas de protección a los menores de edad estableciendo no solo el derecho sino la obligación específica de los progenitores a prestar especial atención a su uso digital y, en especial, a su empleo de las redes sociales.