La ley Mordaza se acerca a la vía de la reforma propuesta por el Grupo Parlamentario Vasco

|


Leymordaza


El Pleno del Congreso de los Diputados, celebrado hoy, aprueba con 211 votos a favor y 131 en contra la propuesta de reforma del Grupo Parlamentario Vasco y también acepta la proposición socialista de derogación con 177 votos a favor, 131 en contra y 31 abstenciones. Una vez aprobada, se establece el plazo para la presentación de enmiendas para el posterior dictamen de la Comisión.


El PSOE considera necesaria la supresión de la ley y la constitución de una nueva norma “respetuosa” y que cuente con un amplio consenso. Mientras tanto el Grupo Parlamentario Vasco establece la necesidad de una reforma en la que debe existir un justo equilibrio entre seguridad y libertad. La mayoría de grupos de la cámara ha criticado severamente la actual ley que sólo ha sido defendida por el Partido Popular.


La derogación frente a la reforma: PSOE y PNV


El Grupo Parlamentario Socialista pide la supresión de la ley porque “cercena derechos fundamentales” imponiendo una “mordaza” a los ciudadanos. Trevín Lombán, diputado del PSOE, expresa a la Cámara su crítica ante la actual ley Mordaza que convierte al ciudadano activo en un “reo sancionable”. Declara que el gobierno del PP busca “atar en corto” a la ciudadanía y considera que esta ley responde a una “manía persecutoria” del PP, una “pura paranoia” del gobierno.


El diputado vasco Legarda Uriarte cree que ésta es una oportunidad clave para hacer un ejercicio de confianza hacia el futuro que pasa por la modificación de la actual ley de seguridad ciudadana a la que llama “el derecho penal de la desconfianza”. Defiende la existencia del binomio equilibrado entre el principio de proporcionalidad y legalidad para enjuiciar “la bondad” en el ejercicio de las libertades. Entre otras medidas propone que las reuniones y manifestaciones espontáneas y pacíficas puedan realizarse sin comunicación previa, siempre y cuando no se produzcan perturbaciones significativas para el orden público. Además, advierte que el derecho a la información debe contar con las facilidades de la institución como garante de un sistema democrático.


“La trituradora de papel” y las “orejeras” del PSOE por el Grupo Mixto


El Grupo Mixto está dispuesto al diálogo, se acerca a la postura del Grupo Parlamentario Vasco y recuerda al PSOE la ley Corcuera o ley de la Patada en la puerta debilitando la propuesta socialista. El conjunto vasco cuenta con la crítica de Matute García (EHBILDU) que señala como dato la imposición de 8000 multas mordaza bajo su mandato en la comunidad vasca.


Martínez Oblanca, del Foro de Ciudadanos, valora negativamente la iniciativa socialista por aplicar “la trituradora de papel” y hace público su voto a favor a la propuesta reformista vasca que supone la modificación y no “la derogación sin alternativa”. Por su parte Salvador Almendáriz, de Unión del Pueblo Navarro, acusa a los socialistas de ponerse “unas orejeras” que les impiden distinguir sin prejuicios. Miquel i Valentí (PDeCAT) plantea que este binomio entre seguridad y libertad es uno de los grandes retos de la democracia avanzada por lo que toma en consideración las dos iniciativas para conseguir una ley “menos interpretable” y que no considere al ciudadano “un sospechoso habitual”. Baldoví Roda, del Bloc Nacionalista Valencià, lamenta que ninguna de las dos propuestas garantiza los derechos fundamentales pero hace público su voto a favor para poder discutir las enmiendas de la sociedad civil y que así se abra un debate verdadero donde no se confunda libertad con castigo, ni seguridad con represión.



“El ramalazo de dignidad” del PSOE, el escaso trabajo del PP y “los rojos de guardia”


Gabriel Rufián, del grupo de ERC, presenta varios ejemplos prácticos para reconocer la actual ley como una de las “grandes canalladas del PP”. Rufián reconoce la derogación propuesta por los socialistas como “un ramalazo de dignidad” que podía haber llegado 25 años con la ley Corcuera. El diputado defiende que pueden contar con ellos para todas aquellas causas justas y solo les piden reciprocidad.


Gutiérrez Vivas, diputado de Ciudadanos, rechaza la idea de binomios para concretar que se está hablando “de libertad”. Acusa al PP de no haber trabajado y dice “a los señores conservadores” que no deben temer a la libertad. Señala que la propuesta de derogación del PSOE busca titulares y que la ausencia de ley provocaría un vacío legal en el ámbito de seguridad ciudadana. El grupo parlamentario se muestra conforme con la proposición vasca para debatir y llegar a un consenso.


Santos Itoiz, del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, dice que no se puede hablar de ley Mordaza sino de leyes Mordaza que atentan contra las libertades individuales. Recuerda que los sindicatos, “los rojos de guardia”, ya habían puesto de manifiesto las consecuencias claras de la actual normativa que cuenta con una crítica política generalizada. Está dispuesto a ofrecer un planteamiento positivo pero sin confusiones. Manifiesta su voto a favor porque “en los sueños del PP está que no nos pongamos de acuerdo”.


La intervención popular: “El club de los rufianes” y el “Regreso al futuro”


“Ni mordaza ni nada”, así recalca el diputado popular Martín-Toledano su postura sobre la ley de seguridad ciudadana. Defiende que la norma actual es más garantista que la anterior y que el debate sobre esta normativa es recurrente y está manipulado. Mantiene que las dos iniciativas son “contrapuestas y antagónicas” y que, la iniciativa socialista parece una “mala parodia de Regreso al futuro” por volver a una ley del pasado que quedó obsoleta. Acusa al PSOE de falta de interés y de trabajo e insta al grupo a regresar al sentido común. Por otra parte, recalca que el PP no quiere estar “en el club de los rufianes” y que no deberían tramitarse ambas iniciativas conjuntamente porque sería “un disparate”.