​La frontera de EEUU es un polvorín

|


La frontera sur estadounidense, tradicional puerta de entrada al país para quienes llegan desde México, ha sufrido un aumento considerable del número de migrantes que  durante el pasado mes de marzo, según señala el último informe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, llegaron a ella para poder entrar en su territorio.


El número exacto, según Bloomberg, es de 172.000, lo que supone un aumento del 71% con respecto al mes de febrero y uno de los niveles más altos desde los últimos 20 años.  Supone además la llegada de un alto número de menores no acompañados, 18.890, el doble que el mes pasado y bate el récord mensual tras los 11.861 que se detectaron en mayo de 2019. 


“La mayoría de los migrantes que intentan pasar la frontera suroeste siguen siendo adultos solteros", de los cuales 103.900 fueron expulsados en el mismo mes de marzo. Para el Gobierno de Joe Biden este incremento se debe a una tendencia estacional y "a razones que incluyen violencia, desastres naturales, inseguridad alimentaria y pobreza en México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica".


La Administración estadounidense ha señalado respecto a los menores no acompañados bajo su custodia, según CNN, que se está en un récord de un total de 20.273, de los cuales unos 4.200 están en la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y por encima de 16.000 bajo el cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos.


   ​Alerta por una cepa de gripe porcina que podría provocar una nueva pandemia