​Ciudadanos, la UCD del siglo XXI

|


Arrimadas (Vídeo Ciudadanos)


Inés Arrimadas, líder de Cs. Fuente: Vídeo Cs


En la historia de la democracia española han existido diversos intentos de crear un partido de centro que fuera capaz de conseguir el apoyo de electores de un espectro de izquierdas o de derechas a la vez. 


El invento casi siempre salió mal por falta de apoyo en las urnas debido principalmente a la fuerza que el bipartidismo tuvo tradicionalmente en el llamado Régimen del 78. En una sociedad tan polarizada como la española se antojaba difícil que una propuesta para un campo tan amplio se consolidara. Así el CDS, UPyD o incluso el PRD capitaneado por Miquel Roca son buenos ejemplos de ello.


Pero existen dos casos donde además de la falta de apoyo electoral ha jugado un papel importante para su implosión las contradicciones internas de las propias formaciones que optaban por esta vía.


La UCD en su día fue, antes que los largos gobiernos del PSOE, el partido que iba a ser hegemónico en la nueva democracia española. Surgido con una mezcla de familias del régimen franquista y otras sensibilidades distintas no resistió sus propias contradicciones internas y acabó explorando para dejar paso a la Alianza Popular de Fraga como alternativa puramente derechista a Felipe González. En cuanto fue desalojada del poder se difuminó como un azucarillo. 


En estos días Ciudadanos, capitaneado ahora por Inés Arrimadas, está pasando por un proceso similar que parece anunciar una pronta desaparición. Los bandazos de Albert Rivera en estos últimos años con acuerdos de todo tipo y una última decisión de intentar copar el espacio que ocupa hoy el PP terminaron por hundir a la formación naranja tomando VOX la delantera como alternativa a Pablo Casado.


Arrimadas se ha encontrado con un partido dividido en familias con un perfil ideológico contradictorio y unos resultados electorales heredados de Rivera casi imposibles de gestionar. De ahí que cada paso que dé, como el intento de moción junto al PSOE en Murcia, sea un vía crucis que le lleva a desgastarse internamente y amenaza con transformarse en una desaparición de la formación.


   ​Ciudadanos ya le ve las orejas al lobo