​Una Monarquía tambaleante

|


Juan Carlos I y Felipe VI (Vídeo RTVE)


Juan Carlos I y Felipe VI. Fuente: Vídeo RTVE


Decía el Presidente del Gobierno al ser preguntado por los supuestos casos de corrupción del Rey Emérito que no había que confundir la “institución” con la persona que la ocupaba si esta ultima había cometido alguna irregularidad durante el ejercido de su cargo.


Pedro Sánchez intentaba así salir al paso de las cada vez más preocupantes noticias que van cayendo sobre Juan Carlos I para intentar resguardar al actual Rey y de paso defender la actual forma de Gobierno, que no es otra que la Monarquía parlamentaria.


El problema es que en este tema ese argumento, que podría valer para un ministerio o una dirección general, es más que discutible. También sería adecuado en el caso de un presidente de la República como jefe de estado. 


En el caso español no obstante el monarca ocupa su cargo en base a una dinastía histórica y la institución está irremediablemente unida a la persona que la ocupa. Así si por ejemplo quién es rey se dedica a cobrar comisiones irregulares la crítica da de lleno en la propia institución. No se puede diferenciar de ninguna forma el órgano de la persona que lo ocupa.


Felipe VI se encuentra ante un grave problema. Si bien su padre obtuvo la legitimidad de romper con el régimen franquista y optar por un sistema democrático su hijo no puede decir hoy lo mismo. 


La Monarquía está en crisis y se tambalea ante cualquier noticia que sobre ella surja. Y todas además últimamente toman un cariz siempre negativo. El problema real es que estando en 'primera línea de fuego' de la opinión pública ni Pedro Sánchez como jefe del ejecutivo es capaz de ser creíble al intentar echarle un capote.  


   La economía hace tambalear a la monarquía parlamentaria