Desalojo de la ‘rave’ de Llinars después de dos días de fiesta descontrolada en plena pandemia

|


Rave Llinars (Mossos)


Dispositivo policial para desalojar la fiesta de Llinars del Vallès. Fuente: Mossos


La fiesta ilegal celebrada en una nave abandonada en Llinars del Vallès (Barcelona) por Fin de Año ha llegado a su fin después de casi dos días consecutivos de celebración descontrolada, con alrededor de 300 asistentes y sin respetar ninguna medida restrictiva decretada por la Generalitat de Catalunya con motivo de la pandemia de coronavirus.


La ‘rave’ ha terminado este sábado con un operativo de los Mossos, que desde el jueves por la noche tenían conocimiento de la celebración, pero habían descartado un desalojo inmediato para no provocar “daños mayores”. Luego pidieron a la conselleria de Salud un protocolo para actuar.  Desde el departamento sanitario cuentan que la consellera Alba Vergés reclamó a los agentes el viernes que identificaran a los participantes, impusieran sanciones y se iniciaran las actuaciones de desalojo.


No ha sido hasta el sábado a las 11.30 horas, con 150 personas todavía festejando la Nochevieja, cuando se ha llevado a cabo el operativo. "El dispositivo es lento", ha señalado el director general de los Mossos, Pere Ferrer, que ha asegurado que todo el mundo "saldrá identificado y sancionado por incumplir las restricciones sanitarias". Por el momento, hay 3 detenidos, que presuntamente son los organizadores del evento que se desarrolló durante más de 40 horas.


   ​Protección Civil pide quedarse en casa en Fin de Año y Sàmper avisa de la posibilidad de nuevas restricciones