​Obligación de los tribunales de escuchar a los hijos

|


Corte TEDH


Fuente: TEDH


El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dio la razón en su día a una mujer española tras 16 años de pleitos judiciales contra su marido, del que se separó en el año 2000. Los tribunales españoles desoyeron las demandas de esta y de sus dos hijas, por aquel entonces menores de edad, que solicitaban que las niñas fueran escuchadas durante el proceso de divorcio


El padre de ambas había obtenido judicialmente la custodia compartida y el correspondiente derecho a visitas, a pesar de haber sido condenado por malos tratos. Estrasburgo entendió que la justicia española tenía que haberles escuchado. Para el TEDH por mucho experto que opine los argumentos de los menores deben ser oídos. Y más cuando tienen más de 12 años, como establecen las propias leyes españolas.


La Convención de los Derechos del Niño, la Ley Orgánica1/1996 de 15 de Enero de Protección Jurídica del Menor, y de una manera más directa nuestro Código Civil y Ley de Enjuiciamiento Civil, señala  que los menores deberán ser escuchados si tuvieren suficiente juicio, y en todo caso siempre que sean mayores de 12 años.


En este caso el tribunal español entendió que la valoración (que no exploración) de un gabinete psicosocial formado por psicólogos era suficiente a pesar de que las hijas, de 11 y 13 años, habían remitido cartas dirigidas al propio Tribunal en las que pedían ser escuchadas ante la situación de angustia que estaban viviendo, además de la petición expresa de la madre en el mismo sentido durante el procedimiento de divorcio. 


La progenitora finalmente recurrió la sentencia ante la Audiencia Provincial de Madrid y posteriormente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Este condenó en 2016 a a España estipulando una indemnización para la mujer y sus hijas de 6.400 euros por daño moral y 2.000 de gastos, desestimando la cantidad exigida por la recurrente de 24.000 euros para las tres.


   ​Nueva jurisprudencia sobre reducción de jornada para cuidado de menor enfermo